Luego de ganar un Globo de Oro por la película The Disaster Artist, James Franco fue acusado de diversas conductas sexuales inapropiadas por diversas actrices.

Una de ellas, Violet Paley, realizó su denuncia a través de Twitter: «Bonito broche de #TimesUp, James Franco. ¿Recuerdas esa vez que empujaste mi cabeza hacia abajo mientras exponías tu pene? ¿Y esa otra vez que le dijiste a mi amiga que fuera a tu hotel cuando ella tenía 17? ¿Después de ya haber sido pillado haciendo eso con una diferente (chica de) 17 años?».

Luego añadió que «hace un par de semanas, James me ofreció a mi y otras chicas una tardía, molesta y conveniente ‘disculpa’ por teléfono. No la acepté, pero sería mucho fácil la vida de otras personas si él donara todos sus ingresos por The Disaster Artist a RAINN«, siendo esta una organización anti-violencia sexual.

Sarah Tither-Caplan ocupó la misma red social, en donde comentó: «¿Recuerdas hace un par de semanas cuando me dijiste que la desnudez total que me hiciste hacer en dos películas por 100 dólares al día no era explotador? ¿Debido a que firmé un contrato? ¡Se acabó el tiempo de esas cosas!».

En una respuesta al tuit, la actriz aseguró que el movimiento que se ha generado no es solo por el abuso sexual, sino que también por el abuso de poder:

Ally Sheedy, conocida por su papel en The Breakfast Club, fue otra de las que sacó la voz.

En una serie de tuits, ahora eliminados, Sheedy señaló que Franco fue el motivo por el cual abandonó la industria del cine y la televisión: «¿Por qué permiten que James Franco esté ahí?».

Todo esto trajo nuevamente a la luz un episodio ocurrido en el 2014, en el que Franco se contactó con una joven de 17 años a través de Instagram, a quien le realizó propuestas sexuales.