Sin duda, el nombre de Phil Collins es uno de los más reconocidos actualmente en el mundo de la músico. Pero hasta él tuvo experiencias tragicómicas en sus inicios, incluyendo una con los legendarios de Liverpool. Y es que su participación en una de sus películas, no resultó como lo esperaba. 

La ‘aparición’ de Phil Collins en A Hard Day’s Night

En 1964 se estrenó la película de The Beatles, A Hard Day’s Night. La cinta es una de las múltiples que se realizaron en el peak de la Beatlemania, cuando los músicos estaban en la cima del mundo. En esta historia, se siguen 36 horas de los miembros, previo a una importante presentación.

La cinta es de las más importantes de su carrera y consiguió dos nominaciones a los Oscar. Además, la revista Time la incluyó entre su lista de las mejores películas de la historia. Desde entonces, se le considera una de las más influyentes de su género y más importantes del cine británico.  

Por esto, parecería todo un sueño el poder decir que se fue parte de la cinta. Lamentablemente, la historia de Phil Collins no está tan cerca de esto. Y es que el músico estuvo en las grabaciones de la película, pero nunca apareció en la versión final.

Conversando con Rolling Stones, compartió la curiosa historia detrás de la jornada de filmación. «Querían niños que estuvieran gritando y yo me quedé quieto, la que es probablemente la razón por la que me cortaron de la película», señaló Phil Collins. Cabe señalar, que para entonces el cantante tenía tan solo 13 años.  

Sin embargo, esta no fue su última experiencia con la película. 30 años después de que lo cortaran del filme, le pidieron que fuera parte de un documental sobre la icónica cinta de The Beatles. El músico lo aceptó como una ironía de la vida y participó del proyecto.