El ex manager de la sensación pop, Lorde, fue despedido de Warner Music Nueva Zelanda. Esto luego de que múltiples acusaciones de acoso en su contra fueran revelados, como parte del movimiento Me Too. 

Stuff reveló años de acoso hacia empleadas del sello por parte de Scott Maclachlan, quien comenzó a trabajar con Lorde cuando la artista tenía sólo 13 años. Su ex manager estuvo con ella a lo largo de todo el éxito que la cantante tuvo luego de lanzar su single Royals. 

“Acepto el impacto negativo de mi comportamiento pasado y trato cada día de reparar el daño y prevenir que ocurra nuevamente“, aseguró Maclachlan.

Lorde

El productor aseguró que realizo “comentarios estúpidos, insensibles e ignorantes” hacia sus colegas femeninas, incluyendo comentarios sobre su apariencia física, y sugerencias sexuales. 

El manager neozelandés aseguró al periódico que está sometiéndose a psicoterapia y tratando de “vivir una vida más simple y menos egoísta”. 

Machlachan se separó de Lorde en 2016, asegurando que la ruptura lo dejó sintiéndose enfermo. La cantante tomó la decisión de despedirlo, y el productor ejecutivo lo describió como “el término de una relación”.

Una representante de Warner Music aseguró que el contrato de Maclachan fue terminado luego de una investigación a un incidente a aislado de 2018. Este habría descubierto su comportamiento para con las mujeres. 

Mclachan confesó

The Guardian se contactó con Amy Goldsmith, quien trabajó en una compañía de managers en Auckland fundada por el productor. La mujer aseguró que Mclachan era emocionalmente manipulativo. 

“Insinuaba que quería (más que nuestra relación profesional), hacia comentarios sobre mi cuerpo, y me preguntaba constantemente si lo quería besar. En muchas ocasiones lo mandé a callarse”, aseguró Goldsmith.

“No hay día que pase en el que no me arrepienta del daño que le cause a las personas que me rodean. Además del dolor y vergüenza que le cause a mi esposa e hijos. Tengo que vivir con la culpa, sabiendo que las personas con las que trabaje también sufrieron por mis comentarios“, concluyó el agente.