Noticias

No repitas estos 5 errores al guardar comida en tu refrigerador

¿Qué ganas con todo esto? Asegurar que tus alimentos se conserven bien en tu refrigerador y prevenir posibles contaminaciones que puedan enfermarte.

errores guardar alimentos refrigerador

Hay al menos 5 errores comunes que muchas personas comenten por desconocimiento al momento de guardar sus alimentos en el refrigerador. Desde cómo almacenar correctamente los huevos, hasta la forma adecuada para descongelar... aquí te vamos a mostrar 5 acciones usuales a la hora de guardar comida... para que no las vuelvas a repetir.

Te puede interesar: ¡Conoce y vota a los nominados de Premios MUSA!

1- No laves los huevos antes de guardarlos.

De acuerdo a Infobae, este es un error muy común. ¿Por qué no hay que lavar los huevos antes de meterlos al refri? Pues porque al hacerlo, estaremos quitando la cubierta natural que tienen y permitiendo que se contaminen más fácilmente.

¿Cómo guardarlos entonces? En un envase con tapa. Se lavan solo antes de consumir.

errores guardar alimentos refrigerador

2- No descongeles comida sobre la mesa o en el lavaplatos de la cocina por horas

La temperatura ambiente puede ayudar a que posibles bacterias se desarrollen en el alimento, transformándolo en poco seguro para su consumo.

¿Cómo descongelar comida entonces? Pues bajando el alimento del freezer a la parte menos helada del refrigerador o descongelando directamente en el microondas.

3- No guardes alimentos de origen animal o crudos en envase sin tapa

Guárdalos en envase con tapa siempre y en los estantes inferiores del refrigerador.

4- No guardes los lácteos en la puerta del refri

¿Por qué te decimos esto? Porque la puerta se abre y cierra constantemente provocando que la temperatura varíe todo el tiempo.

5- No laves carnes, pollos o pescados nunca antes de guardarlos, ni antes de cocinarlos

Al hacerlo puedes correr el riesgo de que microorganismos sean arrastrados por el agua contaminando el mesón de tu cocina, otros alimentos e incluso tu ropa.

Si están húmedos, lo más conveniente es secarlos con papel de cocina y luego tirarlos.

¿Qué ganas con todo esto? Asegurar que tus alimentos se conserven de forma adecuada y prevenir posibles contaminaciones que puedan enfermarte a ti o a personas de tu familia.