Un caso bastante insólito fue el que se compartió en los medios de comunicación de Inglaterra esta semana. Y es que de acuerdo a la BBC, un hombre de 41 años intentó demandar a sus padres para garantizar que estos siguieran manteniéndolo de manera económica.

Te puede interesar: A Adam Levine lo siguen «troleando» en redes por su presentación en el Festival de Viña 2020

Con el nombre del demandante en secreto, el medio inglés explicó que el cliente de 41 años era un hombre con estudios en Derecho e incluso un postgrado, pero con dependencia a sus padres y con discapacidad mental. A ello se suma que sus padres no tienen problemas de dinero. De hecho, es todo lo contrario, sus padres son millonarios y viven en Dubai. 

El individuo reclama que ellos son muy ricos y pueden mantenerlo de por vida. “Se culpa a los padres de haber alimentado su dependencia de ellos en los últimos 20 años más o menos, la cual ahora buscan dejar en manos del Estado”, explicó su abogado.

De acuerdo a la demanda, este hombre fue criado de una manera tal que sus padres  «alimentaron su dependencia», y que ahora que ellos han reducido su apoyo económico, él se ha visto enfrentado a condiciones inéditas.

Bajo ese escenario, sus abogados dijeron que el juez tenía la facultad para ordenar a los padres brindar el apoyo económico necesario, basado en las leyes del matrimonio y los hijos.

¿Qué falló el juez?

Sir James Munby dijo en el fallo que «no había caso», que la demanda era «muy inusual» y «sin precedentes».

«La relación entre el demandante y sus padres, en particular, al parecer, su padre, se ha deteriorado y el apoyo financiero que están dispuestos a ofrecer se ha reducido significativamente», detalló el juez, agregando también que el hijo no ha trabajado desde el año 2011, un hecho que según el equipo de abogados tiene que ver con sus discapacidades mentales.

El juez desestimó la demanda al considerar que el reclamo era “muy inusual” y “sin precedentes” en el Reino Unid: «Un hijo no debería poder llevar a sus padres a los tribunales para obtener financiación, más aún a los 41 años», sentenció. 

Actualmente el hombre vive en el centro de Londres en un departamento propiedad de sus padres y, con cuentas, hasta hace poco pagadas por ellos también.