Un 14 de octubre de 1994 se estrenó en los cines Pulp Fiction. El segundo filme de Quentin Tarantino se convertiría en uno de sus mayores clásicos e impulsaría su nombre hasta convertirse en uno de los directores más importantes del cine. Pero la cinta no solo tuvo un impacto en la carrera del director, también inspiró a una nueva generación de creadores y se convirtió en un favorito indiscutible de la audiencia.

Para celebrar su nuevo aniversario, discutimos en torno a su impacto e influencia y el por qué se convirtió en todo un fenómeno cinemático.

Te podría interesar: ¡Kill Bill cumple 15 años! Siete cosas que no sabías de esta película

El hombre tras la obra

Actualmente, Quentin Tarantino es considerado uno de los nombres más importantes en la industria del cine. Su filmografía y persona lo convierten en uno de los directores más enigmáticos y emocionantes de la actualidad, pero en los 90 eso no era así.

La primera película del director se estrenó en 1992. «Reservoir Dogs» llegó al festival de Sundance de ese año, con una positiva aclamación por su estilo y contenido. El debut introdujo el nombre de Tarantino a aquellos interesados en el cine emergente, pero no fue un éxito inmediato. Su recaudación alcanzó los  $2,832,029 dólares en Estados Unidos.

Con el tiempo, los elementos de la película fueron ganándose a la audiencia. El estilo con el que Tarantino retrató la violencia presente fue aceptado como una novedad y se convertiría en su sello para sus filmes venideros. Las polémicas también ayudaron. Una escena de tortura, que incluía una mutilación, causó que múltiples personas salieran asqueadas de las salas, impactadas por el nivel de violencia.

Al respecto, el director defendió la violencia de la escena: «Para algunas personas, la violencia, o el lenguaje, es una montaña que no pueden escalar. Está bien. No es lo suyo. Pero los estoy afectando. Quería que esa escena fuera perturbadora».

Si bien no fue un éxito en taquilla, se convertiría en la huella de lo que vendría. Una explosiva combinación de estilo y sustancia que sería explotada en su primera obra maestra, Pulp Fiction.

Una mirada al pasado

En una curiosa movida, el director aclamado en su debut por un cine novedoso, miró hacia el pasado para su segundo filme. Esto se convertiría en un recurrente en su carrera, un elemento nostálgico que se siente fresco para las audiencias, que se debaten entre si es inspiración o un plagio directo. Lo cierto es que esta estrategia le dio su primer gran éxito en la industria.

Para su segunda película, Tarantino miró hacía las impresiones «Pulp». Aquellas que referencian el formato de impresión de historietas o narraciones literarias baratas y para un público popular. Las historias se caracterizaban por la energía de los momentos, la tensión presente, el encanto de sus personajes y su capacidad de atrapar a la audiencia.

De esta forma, Tarantino fue construyendo Pulp Fiction. Centrándose en las historias por sobre la razón de ser de los personajes. Una narración sin orden lineal que desafiaba a las audiencias convencionales a no solo mirar lo presentado, sino que a través de ello, descifrando una historia más allá de la violencia.

«Estoy usando antiguas formas de narración y después a propósito hacer que dejen de funcionar», se refirió el director en su momento. «Parte del truco es tomar a estos personajes de películas, situaciones del género y aplicarlos a reglas de la vida real y ver cómo se desenredan».

pulp fiction 26 años

El éxito de la violencia

Es claro que a Tarantino le importó poco las críticas a su uso de la violencia en Reservoir Dogs. Pulp Fiction no fue tímida en llevar las cosas a un nuevo nivel de estilización de los elementos violentos, amplificando aquello que exploró en su debut al máximo posible.

Sin embargo, esta vez, el estilo clásico del director lo llevó al éxito comercial y crítico. La película se estrenó en primera instancia en Cannes 1994, donde ganó el preciado Palme d’Or. La película recibió aplausos desde su lanzamiento y el premio no hizo más que aumentar la exaltación del público.

En tan solo su primer fin de semana, rebasó la recaudación total de su primera película, alcanzando la cifra de $107,928,762 dólares de recaudación. Su éxito crítico hizo que la temporada de premios se interesará en Tarantino, alcanzando siete nominaciones a los Oscar 1995, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión.

La noche de los Oscars de ese año es una de las más polémicas de su historia. La audiencia y los críticos apoyaban con fuerza la victoria absoluta de Tarantino y su filme, esperando que la Academia premiara al inesperado éxito. Sin embargo, la jornada terminó con la victoria de Forrest Gump, otro clásico actual, que se llevó un total de 6 premios, mientras que Tarantino solo ganó por su guión.

En miradas retrospectivas, a pesar de la buena recepción de la película de Tom Hanks, que Pulp Fiction haya perdido demostró la poca conexión de la ceremonia con el cine contemporáneo. Una elección segura de una linda historia, pero lejos de tener el impacto, influencia y remesón en la industria que significa la obra de Tarantino.

pulp fiction 26 años

El encanto de Pulp Fiction

Para los más críticos, Pulp Fiction es estilo sobre substancia. Es una replica de filmes del Hollywood clásico. Algunos hasta la catalogan como plagio directo de las referencias del director. Pero lo cierto es que contra todo pronostico, la película logró encantar a la audiencia con su explosiva historia, sin endulzar ningún momento y acompañando a múltiples generaciones.

Su belleza no radica exclusivamente en lo explícito de sus intenciones. El filme logra crear un ambiente inmersivo de personajes de los que poco y nada conoces. Logra que termines apoyando a cuestionables figuras y que te preguntes que es realmente lo que constituye un villano o un héroe en la narración.

Lo que comienza con una simple escena en una cafetería, rápidamente se transforma en un explosivo viaje sin frenos. Logrando en minutos presentar a algunos de los personajes, escenas y frases más icónicos del cine de las últimas décadas. Incluso para aquellos que no la han visto, difícil es escapar de las incontables referencias modernas de la película. El encanto en la actuación de Uma Thurman. La dupla de Vincent Vega y Jules Winnfield. La icónica escena del baile. El impactante final.

Si bien la película se destaca por su narración no lineal, es difícil perder el hilo conductor. La emoción guía todo el filme, y el estilo se asegura de que todo sea un proyecto cohesivo. Las historias presentan historias sensacionales pero sus personajes no parecen fuera de este mundo. Sus casos son increíbles, pero su humanidad está presente en cada momento. Tal como Tarantino planeaba, logra retratar historias sacadas de un comic en un universo real, con personas reales que se ven expuestas a situaciones extraordinarias.

Su legado

Es un cliché a este punto, pero Pulp Fiction es la referencia perfecta de la huella de Quentin Tarantino. La película serviría para que su nombre se estableciera en la industria y pudiera en los años venideros explorar más allá de los elementos de la superficie. Su estilo siempre uniría sus películas como si de un universo cinemático se tratará, pero el director ha podido explorar más allá sin estar atado a su segunda película.

Además, su éxito es un constante recuerdo de la emoción de la audiencia por ideas originales. En una era de remakes y adaptaciones por montón, cada cierto tiempo un guión original vuelve a captar todas las miradas. Es un importante precedente de que la industria siempre tendrá que estar atenta a los movimientos del cine independiente y de sus ideas. Esto ha permitido que actores acostumbrados a la gran taquilla se arriesguen con proyectos originales y den la atención a filmes merecedores de reconocimiento.

Actualmente, múltiples directores, músicos, actores, guionistas, artistas, etc. citan a Tarantino como una influencia en su trabajo. Con actores peleando por protagonizar sus películas y productoras saltando para formar parte de sus producciones. Su misma narrativa ha sido nombrada como una de las influencias principales de los universos cinemáticos actuales, mientras que sus personajes han generado arquetipos palpables en el cine y televisión modernos.

Aunque Tarantino haya logrado nuevos niveles en otros proyectos, es innegable que Pulp Fiction es gran parte de la razón que su nombre genere tanto revuelo en el presente. Si bien aseguró múltiples veces que se décimo filme sería su último, su influencia e impacto está lejos de desaparecer y un posible retiro no detendrá la huella que sigue marcando en el cine moderno.