Una de las consecuencias de la actual pandemia por el Covid-19, tanto en Chile como el mundo, está relacionada a la imposibilidad de hacer shows en vivo. En nuestro país, los espectáculos comenzaron a cancelarse en marzo y uno de los que se vio afectados fue la edición 2020 de Lollapalooza.

Aunque Lotus, la productora a cargo del evento nacional, lo reprogramó para los días viernes 27, sábado 28 y domingo 29 de noviembre de este año, coordinándose con sus pares de Brasil y Argentina, esto podría no concretarse. Según señaló la producción a La Tercera, el festival no se realizará hasta el próximo año en una fecha a definir y considerando la evolución que tenga la crisis sanitaria.

Desde la producción de Lollapalooza Chile, festival que este 2020 celebraría sus 10 años en el país, indicaron:

«Estamos semana a semana analizando la situación, trabajando coordinadamente con los demás países con miras al 2021. Los eventos masivos volverán y estamos trabajando para poder informar al público. Nuestro enfoque principal sigue siendo el bienestar y seguridad del público, artistas, equipo, comunidad y todos los involucrados en la producción de un evento. Son nuestra máxima prioridad.

La productora a cargo del evento toma como todo un desafío el volver a la organización de conciertos, agregando que tienen todas las ganas de comenzar a programar giras:

«Sin duda es un desafío, la incertidumbre que rodea la situación actual en cada país. Tanto artistas como managements, todo el ecosistema que se desenvuelve en torno a un festival están con toda la energía y ganas de poder volver a tocar y programar giras».

Es importante indicar que alguien que tuvo palabras para referirse a la situación por la que atraviesan los conciertos fue Marc Geiger, uno de los cofundadores del festival. Según las proyecciones realizadas por Geiger, los eventos musicales no regresarían hasta 2022.

Además, es necesario destacar que la edición de Lollapalooza Chicago, la más importante a nivel planetario pues es la original, debió realizar un evento digital pensado en sus fanáticos y la imposibilidad de que ellos puedan presenciar shows en vivo.