Fundación Inspira es una organización que lleva la naturaleza a las comunidades hospitalarias: transforman espacios dentro de estos recintos para convertirlos en áreas verdes y así crear jardines de encuentro y contención, inspirando y aliviando la vida en los centros de salud.

Te puede interesar: NASA homenajea a Mary Jackson, la primera ingeniera afroamericana

Loreto Lavín, de Fundación Inspira, invitó en Ciudadano ADN a participar en su proyecto, entregando plantas para crear estos jardines que también sirven como espacio de sanación y alegría, tanto para enfermos como para profesionales de la salud “que necesitan salir a despejarse después de lo que ven todos los días”.

Lavín invitó a los auditores de la radio a aportar con una planta inscribiéndose en el sitio web de la fundación, para luego, cuando llegue la primavera, entregarla e ir como voluntarios de la fundación a plantarla en un hospital “en agradecimiento a todo el trabajo de ellos”.

De acuerdo a la misma integrante de Inspira, hay que tener ojo con qué planta se regala, ya que no todas las plantas sirven, y su evaluación quedará a criterio de los expertos de la fundación. “Hay plantas que no se pueden poner, porque en un hospital no se puede fumigar ni mover la tierra”, explicó.

jardin inspira el salvador

La fundación también cuenta con paisajistas que se encargan del diseño del jardín, que incluye líneas curvas y lugares de descanso, además de las plantas escogidas, todo con el fin de “que los enfermos siempre estén viendo colores”.

El Hospital Salvador, que fue “el primero que nos abrió la puerta”, ya cuenta con siete jardines de este tipo. El cambió que reciben los centros de salud es notorio y Loreto así lo explicó: “en vez de un patio vacío, abandonado y a veces sucio, ahora hay un jardín y los funcionarios participan en su cuidado. Se hace el diseño en conjunto, y después lo riegan y lo plantan”.

Sin embargo, la fundación no abandona el proyecto tras su plantación: una vez al mes un equipo de ellos se encarga de la mantención, porque “los jardines no se pueden dejar botados”.

Otra función de estos jardines “tiene que ver con el entorno en el cual un enfermo puede salir a pasear y mirar naturaleza”. Además, “es sanación, es tener un lugar donde recibir a tus parientes, y la gente alrededor cuidándolos necesitan salir a despejarse de tanta cosa tan dura que están viendo todos los días con los enfermos”.

Cualquier persona puede sumarse a los voluntarios que se hacen 1 vez al mes, en tiempo fuera de pandemia o emergencia sanitaria por supuesto. Puedes revisar más anuncios de Inspira en su cuenta de Instagram aquí.