La pyme argentina Ecleris desarrolló un mecanismo de ventilación mecánica no intensivo, que involucra el uso de una especie de cascos. Recientemente, la autoridad sanitaria del país aprobó su uso, y podría incluso llegar a algunos hospitales de nuestro país prontamente.

Te puede interesar: Conoce a Augie, la golden retriever más longeva del mundo

“Los cascos son similares a una escafandra, transparentes, y permiten inyectar el oxígeno con una presión superior, lo que genera un efecto benéfico en los alvéolos pulmonares, que en muchos casos colapsan por el efecto del covid-19​. Además, evitan la dispersión del virus a través del aire expirado por el paciente, ya que cuentan con un filtro viral y bacteriológico», explicó Marcos Ledesma, uno de los dueños de Ecleris, al medio Clarín.

«Permite evitar entre 30% y 60% de los entubamientos de los pacientes, liberando así el uso de respiradores mecánicos, uno de los insumos más críticos en esta pandemia», agregó.

«Una vez que se hace el triage del paciente, que se determina de acuerdo a su cuadro de salud si puede volver a su casa o si va a terapia intensiva, también hay una instancia intermedia, que es en la cual se puede utilizar el casco, que permite que ese paciente tenga una oportunidad de salvarse sin ser intubado, además de no contaminar al personal. Por eso creemos que es una alternativa válida y muy atractiva para considerar en estos momentos».

Te puede interesar: Fundación Inspira pide plantas para crear “jardines sanadores” en hospitales