Durante esta semana, diversos portales de noticias (nosotros incluido) difundimos la noticia de un estudio que llevaba a la conclusión de que podía existir un universo paralelo donde el tiempo retrocede.

El estudio causó revuelo porque concluía la existencia de un multiverso y porque la investigación había «sido realizada por la NASA». 

No obstante, los propios científicos salieron a aclarar el falso revuelo levantado por el medio New Scientist, el 8 de abril, con su noticia titulada «Es posible que hayamos visto un universo paralelo retrocediendo en el tiempo».

Cómo entender el estudio

Lo primero que tienes que saber es que el estudio no es nuevo y data del año 2018 con mediciones de 2016, en la Antártida. Las mediciones provienen de los hallazgos del instrumento Antena Transitoria Impulsiva Antártica (ANITA), que ha sido financiado por la NASA.

¿Cómo funciona Anita? Con una serie de antenas de radio unidas a un globo de helio, volando en la atmósfera a 37.000 metros (casi cuatro veces más alto que un vuelo comercial). Su objetivo es medir frecuencias de radio, o «escuchar» el cosmos, y detectar partículas de alta energía, conocidas como neutrinos, que bombardean constantemente el planeta.

Con los años, ANITA ha detectado un puñado de eventos «anómalos». En lugar de detectar neutrinos fluyendo desde el espacio, se han detectado algunos que han venido desde un ángulo extraño, a través del interior de la Tierra.

De acuerdo a la explicación del medio CNET.com, «Los eventos inusuales de ANITA se conocen y discuten desde 2016», dice Ron Ekers, miembro honorario de CSIRO, la agencia científica nacional de Australia. «(No obstante) después de cuatro años no ha habido una explicación satisfactoria de los eventos anómalos vistos por ANITA, por lo que esto es muy frustrante, especialmente para los involucrados».

Esos eventos anómalos habría llevado al portal New Scientist a sugerir que investigadores de ANITA habían encontrado pruebas de un universo paralelo. Sin embargo, lo que los científicos estipulan es que aquellas anomalías simplemente no tienen explicación con los conocimientos de la física actual y que aventurarse a hablar de universos paralelos es una hipótesis demasiado exagerada.

Te puede interesar: “Corazones”: El impacto en la música chilena y el fin de Los Prisioneros