Subiendo a la cordillera, más allá del sector alto de la capital, del santuario de Yerba Loca y los centros de ski de La Parva, El Colorado y Valle Nevado, tiene su acceso la mina Los Broncesla única funcionando en una comuna que estuvo en el primer grupo con cuarentena por coronavirus en la Región Metropolitana.

Durante el día y por las noches, eran cerca de 6.500 los trabajadores, divididos en turnos, los que en total solían llegar para operar la mina de cobre, principal mineral que entrega la montaña y el producto más exportado de Chile. Por eso mismo, la actividad que se realiza es relevante para dar soporte a la economía del país, y planteaba un desafío a la hora de hacerla funcionar en un estado de excepción.

Desde enero de 2020 que Anglo American, controladora de Los Bronces, comenzó a monitorear el avance del Covid-19 en el mundo, concluyendo que las iniciativas de prevención serían claves para enfrentar la emergencia, según indicó la doctora Marta Cabrera, gerente regional de Salud de la compañía. “Partimos ideando qué podíamos hacer distinto para enfrentar una cosa que iba a ser tan masiva. Había que preparar los lugares de trabajo para evitar el contagio y preparar a la gente, a través de un esfuerzo de comunicación, educación y reforzamiento de las medidas habituales de protección”.

Y sí que saben de prevención quienes se enfrentan a la labor minera. “Tenemos la cultura de seguir los protocolos por un tema de seguridad. En minería, los accidentes, cuando ocurren, son muy graves y acatamos, porque sabemos que si no lo hacemos, podríamos tener algún problema”, reflexiona Ernesto Chávez, operador de la sala de control de la planta Confluencia en Los Bronces, una de las más grandes y complejas del país.

Él, y todos los trabajadores de Anglo American, cerca de 8 mil en todo Chile, se han tenido que someter a una serie de procedimientos preventivos y aportar en un plan de autocuidado que, a más de 40 días del primer caso en el país, ha permitido que no existan casos en ninguna de sus plantas y cuenten hasta ahora con un solo positivo confirmado, en el que el contagio se produjo durante el descanso del trabajador, quien avisó de sus síntomas, no volvió a subir a la faena, empezó su cuarentena y ya se encuentra en recuperación.

¿Cómo lo hicieron?

“Lo primero fue una definición de quiénes deben trabajar: los que puedan hacer teletrabajo, que lo hagan”, contó la doctora Cabrera, destacando la iniciativa que ya Los Bronces había piloteado con parte de su planta administrativa. “Uno de los temas complejos acá son los tiempos de viaje. Quienes trabajan en turnos administrativos se desplazan hasta por seis horas diarias”, reveló el gerente general de la mina, Patricio Chacana.

“El proyecto iba en la línea de la calidad de vida, de evitar los traslados, bajando inicialmente a 50 personas como un piloto, a principios de marzo. Pero ese piloto se transformó en la nueva realidad de trabajar y hoy son más de 200 personas trabajando de forma remota en distintas funciones”, destacó, contando que por estos días se encuentran probando sus sistemas de control “para, incluso, poder operar algunos procesos de forma remota”.

trabajo en mina los bronces
Trabajo en mina Los Bronces

Luego, establecieron desde la gerencia de Salud una serie de condiciones para definir un grupo de riesgo que debía quedarse en casa: adultos mayores, personas con enfermedades crónicas, autoinmunes, con tratamiento de quimioterapia, embarazadas, quienes viven con padres o abuelos mayores de 80 años, quienes tengan hijos recién nacidos, bebés de hasta tres meses o seis meses si fueron prematuros. “Hicimos una lista para ser lo más preventivos, protectores y preocupados por los trabajadores y sus familias”, aseguraron.

El siguiente paso fue, para quienes continuaran en sus labores, entregar kits de autocuidado, con termómetros, elementos de protección y sanitización como alcohol gel, y segregar los grupos de trabajo para manejar los núcleos de contacto en caso de un eventual contagio, a través de una serie de procesos que comienzan desde que el trabajador despierta. “Deben tomarse la temperatura y contestar una encuesta online”, precisó la doctora Cabrera sobre el cuestionario, de tres preguntas, que será el primer control para saber si salen o no a trabajar y que permitió que el primer caso positivo en la compañía fuera controlado y acompañado.

“Tuvimos la suerte que la situación de pandemia llegó cuando ya habíamos aprendido algo de lo que había pasado en el resto del mundo. Y teníamos claro que no podíamos mandar a los trabajadores a un centro de salud, que puede ser un foco de infección. Sabiendo que un 80% de la gente que se enferme será leve y no va a requerir atención médica, identificamos a través de la encuesta, primero, al que tiene más riesgo, porque ha sido contacto de un sospechoso o de un caso confirmado, definiendo bien lo que es contacto, si ha tenido fiebre y si ha viajado al extranjero”, aseguró.

Controles de temperatura
Controles de temperatura

Si la encuesta no reconoce conductas de riesgo, el trabajador sube al bus que lo llevará a la mina, donde no comparte asiento, y llegará a un nuevo control en el acceso, donde ingresará luego de volver a testear su temperatura. Durante su jornada no tendrá mayores interacciones sociales, en el casino se sentará en diagonal a sus compañeros y las habitaciones no serán compartidas entre los turnos del día y la noche: una persona es igual a una habitación.

Pero, si el resultado de su cuestionario arroja algún rasgo que apunte a un eventual caso, se activará un protocolo donde un call center de enfermeras se contactará y verificarán si el trabajador no se equivocó en sus respuestas, profundizarán en la sintomatología y, “si la persona está sintomática, elevan el caso a un médico que toma el caso a través de telemedicina”, indicó la experta.

Esta serie de procedimientos son seguidos a cabalidad por trabajadores como Ernesto, ya que para él es prioritario, con o sin pandemia, “llegar sano a la casa”. “El cuidado te da tranquilidad arriba. Queremos cuidar el trabajo sin exponernos. Sabemos lo que tenemos qué hacer y cómo hay que contribuir”, aseguró.

Por su parte, para Patricio Chacana, gerente general de Los Bronces, el éxito de medidas como el teletrabajo lo hacen pensar en quienes posteriormente tendrán que volver a la mina y cómo han avanzado en sus procesos de control para que también sean remotos. “Necesitamos ser más innovadores que nunca para ser más efectivos en nuestro trabajo y dar la mayor continuidad operacional, cumpliendo todos estos controles y protocolos. De esta forma podremos asegurar que todos nuestros trabajadores y colaboradores vuelvan sanos y a salvo a sus hogares”.

Te puede interesar: #DíaDelLibro Conoce las librerías que envían libros a domicilio en cuarentena