En el marco de las intensas manifestaciones y protestas que se desataron hace más de cuarenta días en el país, recientemente se registró un gran aumento de inscripciones de personas a clubes de tiro en Santiago.

Así lo consigno La Segunda en su artículo publicado el día de hoy. En el Club de Tiro José Miguel Carrera, por ejemplo, los inscritos asaron de un promedio de 30 personas mensuales a 90. Pero en la Reina el aumento es mucho mayor: pasaron de un promedio de 60-70 por mes a 300 en el mes de noviembre, lo que impulsó al club a pasar de tres instructores a siete.

Te puede interesar: Fabricante del mítico Calugón Pelayo se declara en quiebra

«Las movilizaciones han generado una sensación de inseguridad, aunque no ha habido turbas que hayan entrado a casas», explicó al medio citado el director del Club de Tiro La Reina y presidente del Club de Tiro José Miguel Carrera, Alejandro Rocafort.

Sin embargo, estas no serían personas que compraron armas en la actualidad, sino que se trata de gente que las había adquirido antes-que las tienen inscritas legalmente- y que hoy decidieron adiestrar su manejo, según estipuló el medio.

Cabe destacar que los trámites para comprar un arma nueva demoran entre dos y tres meses, además de tener que pasar por un examen psiquiátrico.

De igual forma, la inscripción de mujeres aumentó en términos porcentuales: si antes era una de cada diez personas las interesadas, hoy son 4 de cada 10.

Te puede interesar: Gobierno buscará que proyecto de resguardo de FFAA a infraestructura se apruebe como reforma constitucional

Sobre esto, Rocafort sostuvo que «la gente está entendiendo que no basta con comprar armas; es una responsabilidad. Hay que aprender a usarlas, las normas de seguridad, las técnicas de disparo».

Por otra parte, el director y presidente de los clubes mencionados indicó que «el 95% de las personas que llegan a nosotros no lo hacen como deporte. Están pensando en comprar un arma o ya compraron una y quieren aprender a usarla de forma segura. Hay muchos que hace 15 años compraron un arma y recién ahora la quieren más cerca de ellos. Entonces, la mayoría llega por motivos de seguridad«.