Para los que esperan con ansias la llegada de Frozen 2-que se estrena este 28 de noviembre-y que ya han revisado el tráiler, sabrán que, en una nueva aventura, Elsa y Anna se encuentran con una tribu de pueblos indígenas llamada Northuldra. Pero lo que es posible que no sepas es que los personajes de esta tribu están inspirados en un pueblo indígena que existe en la vida real.  

La primera película de Frozen (2013) iniciaba con un canto coral que probablemente no era reconocible para muchos públicos antes de ver la película. Pero para la cultura indígena Sami en Escandinavia, el canto significaba mucho más.

La canción, también utilizada en Frozen 2, fue escrita por el músico y compositor sami del sur Frode Fjellheim, quien se basa en el antiguo joik de la tradición vocal nórdica indígena que luego fue prohibido cuando estas comunidades se cristianizaron.

Y, en los años transcurridos desde que la canción se usó por primera vez en Frozen, se provocó un debate sobre si Disney se apropió culturalmente o incluso blanqueó al pueblo Sami y su cultura, ya que la comunidad rechazó lo descontextualizada que quedó la melodía respecto de sus tradiciones y creencias, haciendo una especia de “borrado cultural”.

Te puede interesar: Los Simpson estaría muy pronto a llegar a su fin

Es por eso que, para evitar la apropiación y la eliminación de los Sámi en Frozen 2, Disney hizo un esfuerzo por firmar un contrato con los líderes Sámi para afirmar y resguardar su cultura. El equipo de Frozen 2, incluidos Jennifer Lee, Chris Buck y Peter Del Vecho, buscaron el asesoramiento de expertos para retratar la cultura indígena de la manera más respetuosa posible.

Disney se inspiró en la cultura Sami no solo por las canciones de Northuldra sino también por su vestimenta y su conexión con la Tierra y sus elementos. Conseguir la vestimenta adecuada fue especialmente importante cuando se consideró que los pueblos indígenas a menudo son sujetos de apropiación cultural a través del vestuario. Además, la cultura Sami tiene creencias específicas sobre la naturaleza, por lo que Disney quería hacer las cosas bien. Disney también acordó crear una versión doblada en Sami de Frozen 2 (hicieron algo similar cuando acordaron copiar Moana en maorí, tahitiano y hawaiano).

Te puede interesar:¡EEOOH! Conoce la app que mide si cantas igual a Freddie Mercury

No queremos espoilear puntos importantes de la trama de Frozen 2, pero diremos que la tribu Northuldra- inspirada en la cultura Sami- juega un papel muy importante en la secuela de Frozen. Y dado lo presentes que están a lo largo de la película, es genial saber que Disney esta vez se preocupó de evitar la apropiación cultural a toda costa. El contrato fue firmado por el productor de Frozen 2, Peter Del Vecho, y representantes del parlamento Sámi y describe el «deseo de Walt Disney Animation Studios de colaborar con los Sámi en un esfuerzo por garantizar que el contenido de Frozen 2 sea culturalmente sensible, apropiado y respetuoso de los Sámi y su cultura”. Te lo compartimos a continuación:

«El equipo de Disney realmente quería hacer las cosas bien», dice Anne Lájla Utsi, directora gerente del Instituto Internacional de Cine Sámi. «No querían cometer errores ni herir a nadie. Sentimos que se lo tomaron en serio. Y la película lo muestra. En Verddet estamos realmente orgullosos de esta colaboración ”.

Frozen 2 no es la primera película en la que Disney se ha esforzado por retratar respetuosamente a las personas de color o comunidades indígenas, y por lo que parece, no será la última.