Luego del infarto isquémico cerebeloso que le diagnosticaron a Jorge González en 2015, parece que su condición al fin está mejorando. El reconocido cantante de Los Prisioneros, cuya música se ha vuelto un símbolo de las manifestaciones, logró volver a tocar una guitarra tras meses de trabajo.

Su afección de salud ha afectado sus capacidades motrices y de habla, y habían provocado el retiro prematuro del músico de los escenarios. Sin embargo, y como informó Culto, Jorge González se encontraría recuperándose positivamente. Todo esto gracias al tratamiento de seis meses que lo tuvo viviendo en Quillota, alejado del ajetreo de la ciudad.

Todo partió con la iniciativa del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, quién habría realizado el contacto con González y su familia para llevarlo al centro médico Oxígeno. Este, se especializa en la oxigenoterapia, un tratamiento que consiste en la constante entrada de oxígeno al cuerpo para su recuperación. Comúnmente es ocupado por deportistas luego de sufrir lesiones, y en Oxígeno se han tratado deportistas como Nicolás Massú y Carolina “Crespita” Rodríguez.

Te puede interesar: Ángel Parra y regreso de Los Tres: “Hablando se superan y se planifican cosas interesantes”

Fue allí, donde durante seis meses, Jorge González ingresó a una de las dos cámaras hiperbáricas con las que cuenta el centro médico. Allí, el músico se suministraba a través de una mascarilla oxígeno al 100% en un ambiente presurizado. De esta forma se oxigena cada célula del cuerpo, ayudando a estimular las funciones vitales, y en el caso de González: las células neuronales. 

González estuvo viviendo en Quillota durante los seis meses, lejos del hostigamiento de los fanáticos. Allá se mantuvo en un departamento junto a su pareja y hasta adoptaron un gato, animal favorito de Jorge.

Sus cercanos afirman que la mejoría existe. Que son pequeños detalles. Antes, el guitarrista tenía casi todo el lado izquierdo de su cuerpo paralizado, por lo que le es difícil caminar. Hoy presenta evidentes mejoras en su manera de hablar y caminar. Finalmente, frente a su terapeuta ocupacional, González logró volver a colgarse una guitarra y pulsar las seis cuerdas.

Jorge González espera volver esta semana a Santiago tras finalizar su tratamiento.

Te puede interesar: Jorge González en nueva entrevista: «Es una pena que no se haya solucionado nada»