La carta enviada por Jaime Quintana fue dirigida al Celestino Aós, administrador Apostólico de la Iglesia Católica en Santiago, planteándole la iniciativa de que la Iglesia pudiese ceder uno de sus ochos feriados para el Día de los Pueblos Originarios.

Esto tiene como objetivo que el We Tripantu o “Año nuevo Mapuche” sea un festivo nacional, al igual que otras celebraciones.

La razón por la que Quintana solicita un feriado religioso, es debido a que no se podría habilitar un nuevo día debido a la productividad. Recordemos que en Chile existen 16 festivos a lo largo del año.

presidente iglesia feriado

Es entonces que el Presidente del Senado señala que “tanto los gobiernos de turno como el sector empresarial argumentan que un feriado más significaría una pérdida de productividad con una consiguiente baja en la productividad en el PIB del país”, sostiene la carta.

Es por esto que «conociendo el esfuerzo que varios personeros de la Iglesia Católica han desplegado para buscar formas de reparación hacia el pueblo mapuche, así como para incentivar los espacios de diálogo, estoy interesado en conocer su opinión respecto de que la propia Iglesia pudiera manifestar si disposición a los poderes Ejecutivo y Legislativo, para que se pueda reemplazar por ley uno de los feriados religiosos, destinándolo a conmemorar este día tan importante para los pueblos indígenas”, señala la carta.

Esta medida finalmente podría provocar una integración de los pueblos y avanzar hacia una “paz social”.

Te puede interesar: ¿Fin al secreto de confesión? Iglesia Católica rechaza la medida