Una nueva alternativa surge en Estados Unidos al ser fallecido. Una es el entierro tradicional, otra es cremarse y ahora en el estado de Washington se creó la opción de transformarse en compost. 

Los cuerpos de las personas fallecidas podría ser lanzados a la tierra y ser abono. Es la nueva ley que regirá desde mayo del 2020. Una de sus principales impulsoras es Katrina Spade, una diseñadora estadounidense y creadora de Recompose, empresa que promueve este sistema.

«Es natural, segura, sostenible y resultará en un ahorro significativo de emisiones de CO2 y en el uso de la tierra», explicó Spade. Es la primera ley de este tipo en estados Unidos y legaliza la «reducción natural orgánica» o una «conversión contenida y acelerada de restos humanos en tierra», según explica La Tercera.

Washington

Te puede interesar: Parques nacionales tendrán acceso gratuito por Día del Patrimonio Cultural

Lo que ofrece Recompose es el proceso de compostaje humano que tiene casi listo para comercializar. El funcionamiento acelera la descomposición natural que tienen los cuerpos al morir y luego se guarda en un contenedor. Sobre eso se ponen elementos para formar humedad y oxigenación necesaria para el funcionamiento de las bacterias y así lograr un correcto abono.

Lo que resulta es 0,76 metros cúbicos de un material similar a la tierra que está lista para usar en el jardín. Un proceso que dura un mes y las personas del estado de Washington podrán acceder.

Te puede interesar: Inglaterra prohibirá venta de ciertos productos plásticos