Abril es el mes de Coachella, el festival de música más popular del desierto Indio en California, que este año contó con el debut de tres chilenas sobre sus escenarios (Mon Laferte, Javiera Mena y Tomasa del Real). 

El festival es conocido porque dura dos fin de semanas consecutivos y porque sus headliners muchas veces invitan a otros artistas a subirse al escenario de manera inédita. Eso fue lo que pasó este año con Ariana Grande y 4/5 de NSYNC, al igual que Tears For Fears en el concierto de Weezer. Pero hace once años, en 2008, uno de sus escenarios sirvió para marcar un concierto inmortal de Prince.

Te puede interesar: Andrés Calamaro llega a Concepción y Santiago para presentar nuevo álbum

El músico invocó canciones icónicas, como «Little Red Corvette», «Purple Rain» y «Let’s Go Crazy», en paralelo a cóvers de artistas como Santana, The Beatles, Sarah McLachlan y Radiohead.

Creep” fue precisamente la canción que interpretó de ese último grupo; una interpretación que quedó grabada en memoria visual de todos los fanáticos de la banda de Thom Yorke. 

¡Te dejamos ese momento!