Mientras estaban casados, la otrora pareja emblemática de Hollywood Angelina Jolie y Brad Pitt, adoptaron a tres niños: Maddox, Pax y Zahara. Para estos tres pequeños la vida les cambio en un segundo con la adopción de la ex pareja.

Sin embargo, aunque aparecen siempre en los medios junto a sus padres o sin ellos, es poco lo que se sabe sobre la historia de adopción de lo hijos de “Brangelina”, y una de las más desgarradoras es la de Zahara. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Zahara Jolie Pitt (@zahara.jolie.pitt) el 10 de Jun de 2016 a las 8:55 PDT

La historia de adopción de Zahara es milagrosa. Algunos podrían decir que es obra del destino. Mientras se encontraba de gira en Etiopía como embajadora de la Unicef, Angelina fue alertada de una niña en adopción que tenía problemas de desnutrición, según señala Publimetro

Según cuentan las fuentes cercanas a la familia, la mamá y la abuela de Zahara, no contaban con el dinero para alimentarla y mantenerla. En su desesperación la madre se fue a perder en el desierto para no tener que ver morir a su hija.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Zahara Jolie Pitt (@zahara.jolie.pitt) el 8 de Jun de 2016 a las 6:56 PDT

La abuela al ver la terrible situación, decidió poner a la pequeña en adopción. Claro que jamás imaginó que la actriz sería quien la adoptaría. Y Angelina al ver a Zahara no dudó en convertirse en su madre. 

Tres semanas después la madre, Mentewab Dawit Lebiso, regresó deshidratada, pero se alegró mucho al enterarse que Angelina había adoptado a su hija.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Angelina (@angelina_jolie_voight1) el 24 de Feb de 2019 a las 11:18 PST

Angelina y Brad quisieron a Zahara desde el primer momento. Le dieron todas las comodidades y el mismo trato que a sus tres hijos biológicos. Hoy hemos podido ver a Zahara convertida en toda una adolescente, sorprendiendo a todos con su cambio y gran estilo.

Te puede interesar: Joven ahorró dinero durante dos años para comprarle una silla de ruedas eléctrica a un compañero