Noticias

Científicos anuncian caso del segundo paciente que se habría librado del VIH

El anuncio lo hizo un grupo de científicos de Londres, y este sería el segundo caso libre de VIH después de Timothy Brown.

Impacto mundial ha causado en el mundo entero la noticia de que un segundo paciente estaría libre de VIH.

Así lo han anunciado un grupo de científicos desde Londres, quienes consideran que un hombre que lleva un año y medio en remisión de VIH es el segundo paciente en todo el mundo con el virus que se ha curado.

El caso fue publicado en la revista Nature, aunque varios dicen que es "demasiado prematuro" para declararse oficialmente curado.

A pesar de esto los expertos hablan de que este paciente se ha curado, ya que lleva un año y medio sin medicarse contra el VIH.

El tratamiento comenzó con un trasplante de médula ósea cuyo objetivo era tratar el cáncer que también padecía. El caso es casi idéntico al de Timothy Brown, conocido en los círculos médicos como "Paciente de Berlín", que en 2007 fue el primer paciente declarado curado de VIH.

Este segundo caso sería de vital importancia ya que el "Paciente de Berlín" dejaría de ser un caso aislado.

"Nadie dudaba de la veracidad sobre el 'Paciente de Berlín', pero era un solo paciente. ¿Y cuál de las muchas cosas que se le hicieron contribuyó a la aparente curación? No estaba claro que se pudiera repetir", dijo a The Washington Post el jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Brigham and Women's de Boston, Daniel Kuritzkes.

"Paciente de Berlín" el primero en ser curado de VIH

Timothy Brown es el estadounidense considerado como la primera persona en ser curada del SIDA/VIH. Él estuvo diagnosticado con VIH en 1995 mientras estudiaba en Berlín, Alemania, y por eso le pusieron el apodo de "El Paciente de Berlín".

En 2007, Timothy Brown, que era VIH positivo, fue sometido a un procedimiento conocido como Trasplante de médula ósea ejecutado por un equipo de doctores en Berlín, Alemania.

El trasplante fue repetido un año más tarde después de una recaída. Seguidos tres años después del trasplante inicial y a pesar de interrumpir la terapia antirretroviral, los investigadores no pueden detectar VIH en la sangre del receptor del trasplante o en varias biopsias.