El legendario guitarrista de Rolling Stones, Keith Richards ha tenido una vida llena de excesos, tanto que hasta hay leyendas que ha llegado a revivir después de una sobredosis. Aunque el último tiempo ha dejado en claro que quiere tranquilizar su vida dejando el alcohol y el cigarro.

Con el alcohol ha avanzado bastante, diciendo que solamente toma una que otra cerveza cuando come pero, el cigarro ha sido muy difícil de sacarlo de su vida. «Como dijo Lou Reed, es más difícil dejar la nicotina que la heroína» ha dicho Keith Richards. Ya que según él, con las drogas fuertes es cosa de no abrir un paquete y listo, distinto con el cigarro que siempre está alrededor.

Con 75 años Keith Richards tiene por detrás una vida que algunos consideran mítica y otros infame en cuanto al desenfreno y las sustancias, lo que no empaña su aporte a la historia del rock. Al menos, mejor tarde que nunca, intenta mejorar por todo lo que ha pasado en su cuerpo.

Te podría interesar: Ryan Adams es acusado de abuso sexual por varias mujeres