Noticias

Director de Gremlins se lanza contra Baby Yoda: "Una copia descarada"

Según el director de Gremlins, el diseño de Baby Yoda en The Mandalorian es una "clara copia" de su creación.

Gremlins Baby Yoda
Warner Bros., Disney+

El director de Gremlins se lanzó con todo en contra de Baby Yoda, el popular personaje que conocimos con The Mandalorian. En una nueva entrevista, Joe Dante aseguró que Grogu es una copia de su diseño y que prueba la influencia de su personaje.

Así lo aseguró en una nueva entrevista, en la que reflexionó sobre el legado de su popular película de comedia/terror ochentera. En la ocasión, señaló que el personaje de Disney+ es una copia robada y que jamás se le consultó al respecto. 

¿Greemlins vs Baby Yoda?

Tal como reportó Variety, el creador de Gremling tuvo palabras bastantes duras con Baby Yoda. En conversación con San Francisco Chronicle, el cineasta aseguró que los personajes tienen demasiadas similitudes obvias que dejan en claro que es más que una coincidencia.

"La longetividad de esta película es clara con un personaje, Gizmo, que es escencialmente un bebé", comenzó Joe Dante sobre la continúa popularidad de la cinta. "Eso me recuerda, obviamente, a Baby Yoda, que es completamente robado", sentenció.

Gizmo
Gizmo

"Es simplemente una una copia. Descarada, tengo que decir", continuó el también director de Piraña. En su defensa, el protagonista de Gremlins y Baby Yoda sí comparten algunas similitudes físicas que son difíciles de negar. 

Por ejemplo, las orejas puntiagudas, los ojos grandes y una apariencia infantil. Cabe señalar que el diseño de Grogu fue el trabajo del artista Christian Alzmann, quien trajo a la vida el concepto desarrollado por el showrunner de The MandalorianJon Favreau. 

Grogu
Grogu

Sobre su apariencia, estos comentaros que buscaban que fuera "tierno pero extraño" y que permitiera exploran los misterios entorno a la raza del Maestro Yoda. Sin embargo, estos no han afirmado que Gremlins haya sido una inspiración. 

Por su parte, Gremlins está basada en el cuento homónimo de Roald Dahl y se convirtió en uno de los clásicos más curiosos de la década de los ochenta.