Noticias

"Somos como hermanos": La historia de amistad de Dave Grohl y Taylor Hawkins

La amistad de Dave Grohl y Taylor Hawkins era uno de los principales motores detrás del éxito y legado de Foo Fighters.

Dave Grohl Taylor Hawkins
Getty Images

Tras el repentino fallecimiento de Taylor Hawkins, es imposible no pensar en Dave Grohl. Y es que estos no solo eran compañeros de banda, sino que grandes amigos que se motivaban mutuamente a seguir avanzando en la música.

En especial tras el oscuro periodo que Grohl tuvo tras el abrupto final de Nirvana, que lo hizo pensar en renunciar a la música. Sin embargo, fue la amistad de compañeros como Hawkins lo que lo motivó a crear este legendario proyecto. 

¿Cómo se conocieron Dave Grohl y Taylor Hawkins?

Tras la muerte de Kurt Cobain, Dave Grohl realmente pensó en renunciar a la música. Recibió múltiples ofertas para ser baterista de otros grupos, pero el dolor de perder a su amigo lo mantenía alejado de regresar a una banda.

Fue así cuando creó Foo Fighters, un proyecto que partió bastante desapercibido pues no quería la gran atención que tenía con Nirvana. Sin embargo, este grupo se volvió en su salvación y poco a poco volvió a divertirse con la música, ahora mucho más feliz con lo que hacía.

Taylor Hawkins y Dave Grohl en 1997
Taylor Hawkins y Dave Grohl en 1997

Gran parte de esto fue gracias a Taylor Hawkins, quien se volvió en el miembro más cercano a Dave Grohl en Foo Fighters. Algo curioso considerando que este no se unió a la banda sino que tres años después de que estos debutaran. 

Dave Grohl y Taylor Hawkins se conocieron en la década de los noventa, cuando el primero recorría el mundo con su banda y el segundo era baterista de otros artistas. Desde un principio quedó sorprendido por sus habilidades en la batería que le recordaban a su propio trabajo en Nirvana. 

Foo Fighters en 1997

Sin embargo, el músico no creía que Hawkins aceptara ser su baterista. En ese momento, era parte de la banda de Alanis Morissette, quien era más popular y estaba en su peak comercial durante los noventa. Por esto, cuando buscaron un nuevo baterista, no pensó en él. 

Fue el mismo Taylor Hawkins quien se ofreció para ser el nuevo baterista de Foo Fighters, sorprendiendo gratamente a Dave Grohl. El 18 de marzo de 1997, el grupo oficialmente anunció que el músico se unía como el nuevo miembro oficial.

No todo fue tan sencillo

Muchos conocen a Foo Fighters como una de las bandas de rock que rompen el estereotipo de la vida bohemia del rockstar. Sin embargo, esto no siempre fue así. En 2001, Taylor Hawkins sufrió una sobredosis de heroína, asustando al resto de la banda. 

Taylor Hawkins y Dave Grohl en el 2000
Taylor Hawkins y Dave Grohl en el 2000

"Iba a demasiadas fiestas. No era un drogadicto como tal, pero sí festejaba demasiado. Hubo un año que las cosas se salieron de control", confesó Hawkins en conversación con NME. Ese fue un punto de cambio para el músico.

Taylor Hawkins y Dave Grohl en 2005
2005

Esta experiencia asustó a Dave Grohl, quien aún tenía las cicatrices de la partida de Kurt Cobain. De hecho, pensó terminar con Foo Fighters en ese momento y así proteger a su amigo. Sin embargo, el grupo pudo continuar y su amistad no hizo más que crecer.

Somos como hermanos

Es bastante claro que la relación entre Dave Grohl y Taylor Hawkins era uno de los principales motores de Foo Fighters. "Todos nos dicen que somos como hermanos, pero somo muy diferentes aunque tenemos una energía similar", señaló Grohl sobre su conexión con el baterista.

Tras los duros años finales con Nirvana, Foo Fighters se convirtió en una luz de alegría para el músico. En especial por su conexión con Hawkins, a quien describió como uno de sus amigos más importantes y un verdadero hermano. 

"Taylor y yo somos como hermanos. Los dos somos mejores amigos. Encuentras pocos mejores amigos en esta vida. Taylor y yo fuimos separados al nacer", aseguró Dave Grohl sobre la fuerte conexión que generaron en estos años.