Entrando al tercer año de pandemia, hace rato que ya tenemos una nueva variante respirándonos el cuello. Aunque es difícil predecir que puede pasar con el COVID-19 sí podemos estar atentos a los síntomas y a las formas de prevenir su propagación. 

La Ómicron, si bien es de síntomas más leves, es más contagiosa, por eso es que hoy en Chile superamos por primera vez los 10mil casos diarios. 

 ¿Qué sabemos de la variante Ómicron?

Primero, que es la variante más mutada hasta la fecha. Lo que más alarma a las autoridades de salud es el alto número de mutaciones de ómicron.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha definido como «variante de preocupación», la categoría del listado conocido de SARS-CoV-2 en que también se encuentran Alpha, beta, gamma y delta. A ella pertenecen las variantes del virus que se transmiten con más facilidad, que son más virulentas o disminuyen la eficacia de las medidas de protección o de las vacunas y tratamientos disponibles.

Pero como hay noticias malas, hay buenas también, por lo menos para Chile. Más del 73% de casos de Covid son de ómicron en Estados Unidos. Los primeros estudios sugieren que la variante ómicron puede causar una enfermedad menos grave que la variante Delta, que todavía representa una parte considerable de los casos de Covid-19 en EE. UU.

Por otro lado, con el reciente anuncio de que la cuarentena por contagio se redujo a 7 días, el pánico nacional igual ha bajado a pesar del alza de los casos. 

De todas formas la lucha no ha terminado y los científicos lo han advertido desde el principio: no dominaremos al virus si el mundo entero no marcha a la par en la carrera por la vacunación hay mucha desigualdad en el mundo en cuanto a las tasas de inmunización.