Una nueva producción de Degrassi está en el horno. Originalmente la serie nació en 1987 bajo los estándares juveniles de esa época. Todos los actores eran realmente adolescentes y basaban sus problemas y conversaciones en drogas, relaciones sexuales, la homosexualidad, el embarazo, el sida, entre otros más. Lo diferente de esta serie es que no eran temas que se hablaran abiertamente en la década del 80-90, o por lo menos no eran temas bien vistos para una conversación. 

La franquicia de Degrassi sacó más series bajo este título. Los niños de la calle DegrassiDegrassi Junior HighDegrassi High, Degrassi: tiempo para crecer y Degrassi: Next Class son las cinco series de WarnerMedia Kids & Family.

El Revival

Los productores empezaron a trabajar en una nueva versión del show basada en Degrassi. Lara Azzopardi y la productora ejecutiva Julia Cohen están haciendo el proyecto para el servicio streaming HBO Max. De acuerdo a una entrevista que dieron para The Hollywood Reporter, la grabación comenzará durante el verano en Toronto (Canadá), es decir, entre junio y septiembre de este año. Lo más probable es que llegue a las pantallas en 2023. 

«Degrassi: tiempo para crecer» se emitió entre 2002 y 2015 y tuvo 14 temporadas en total. Famosos como el rapero y cantante Drake y la actriz Nina Dobrev integraron el elenco principal. “Serie tras serie, la franquicia Degrassi continúa teniendo un impacto indeleble en los espectadores jóvenes que buscan una narración auténtica y confiable”, dijo Amy Friedman, presidenta de WarnerMedia Kids & Family. Según los creadores, la nueva versión es una propuesta perfecta para plataformas como HBO Max que sin duda las nuevas generaciones de adolescentes disfrutarán.

En 2016, Netflix brindó a sus espectadores otra cara de la serie con los mismos temas pero para otra generación. Sacó Degrassi: Next Class, que se dividió en cuatro temporadas y 40 episodios en total. Más cerca a la etapa moderna, se toman en cuenta otras temáticas entre las que figuraron el acoso cibernético, la salud mental, las familias disfuncionales, el feminismo, la sexualidad y el racismo. Esto será un desafío para la producción, encantar a los jóvenes no es siempre tarea fácil.