Cada 24 de noviembre, se conmemora la muerte de Freddie Mercury, quien sólo el día anterior reveló al mundo que tenía VIH e impactó al mundo. Y a pesar de que el líder de Queen era homosexual y estuvo en pareja hasta el día de su muerte, hubo una mujer con la que también tuvo una relación amorosa: Mary Austin.

Freddie Mercury: «Para mí fue un matrimonio»

Ambos se habían conocido gracias a que Brian May. Esto luego de salir con ella tras conocerla en un concierto y salir con ella un par de veces, los presentó. «Freddie me dijo que le gustaba, así que decidí presentarlos. Creo que lo de ellos fue un amor verdadero«, contó el guitarrista en el documental Days of Our Lives.

En esa misma cinta, Mary Austin recordó con mucho cariño que Mercury le estuvo coqueteando por cinco o seis meses antes de salir.

Si bien el cantante de Queen y Mary Austin nunca llegaron al altar, siempre se refirió a ella como «su mujer» o «el amor de mi vida». «Para mí fue un matrimonio. Creemos el uno en el otro. Todos mis amantes me han preguntado por qué no podrían reemplazar a Mary. Es porque sencillamente es imposible», dijo durante una entrevista.

Asimismo, el líder de Queen le dedicó la canción «Love Of My Life», y a pesar de no estar en matrimonio, convivieron juntos en un departamento en Londes.

Freddie Mercury estuvo en una relación con ella por seis años, hasta que el cantante le confesó que era bisexual. Pero ella, lo tenía más claro y le respondió: «No creo que seas bisexual. Creo que eres gay».

Y mientras él comenzó a salir con hombres de manera más habitual, Mary Austin también rehízo su vida. Se casó con un empresario con el que se separó años después, sin antes tener dos hijos. Y del que el líder de Queen fue el padrino de uno de ellos.

Sin embargo, la amistad entre ambos perduró hasta el día de la muerte del artista. Al contrario, sino que Freddie Mercury le dejaría el 50% de su fortuna.

La gran heredera de Queen

Antes de que Freddie Mercury falleciera, le dejó la mitad de su fortuna a su amada y una mansión de Garden Lodge, valorada en 22 millones de dólares.

“Los meses posteriores a la muerte de Freddie fueron los más solitarios y difíciles de mi vida. Tuve muchos problemas para aceptar que se había ido y todo lo que me había dejado”, dijo Mary Austin a OK! Magazine en el año 2000.

Incluso, muchos no entendieron nunca cómo le había dejado tanto dinero, ya que la otra mitad de su herencia se dividió entre la hermana de Freddie Mercury, con un 25% del patrimonio; y sus padres, con el otro 25%. En tanto, a su pareja Jim Hutton, le dejó unos 600 mil dólares. Lo mismo que a su asistente personal y a su cocinero.