Tal vez viste la foto y pensaste: eso es un delicioso nigiri de salmón. Pero no, se trata de un pequeño crustáceo del género Rocinelaun primo lejano de los chanchitos de tierra. Y aunque no lo creas, es un párasito que se adhiere a los peces y se alimenta de su sangre. Si te sientes tan fascinado como nosotros por este falso sushito, te invitamos a seguir leyendo.

El favorito de los fans

Este ejemplar de Undaria fue capturado en el pueblo costero Rausu, al norte de Japón en la isla de Hokkaido, entre 800 y 1.200 metros de profundidad. Generalmente estos parásitos viven pegados en los lomos de los peces, o incluso en sus interiores. Pero a este lo pescaron suelto y debido a su llamativo color lo llevaron al acuario.

Desde julio es parte de la exhibición del acuario Aquamarine Fukushima,  y su cuidadora Mai Hibino explica que su color lo debe haber obtenido al alimentarse de un animal naranja. Este ejemplar mide aproximadamente tres centímetros, por lo que es diminuto si lo comparamos con sus familiares como las langostas y cangrejos.

Sushito
@AquamarineStaff vía Twitter

Sobrevivir la cuarentena

Cuando recién llegó causó sensación por su color, pero luego ocurrieron las cuarentenas y encierros, por lo que el acuario estuvo cerrado. Ahora que ya está abierto de nuevo, este Rocinela es una de las criaturas favoritas de los visitantes y de a poco ha ido ganando más popularidad. El tweet que compartimos del acuario compara un especimen normal, blanco, con el sushito, que pudimos traducir así:

«Hemos comenzado a exhibir criaturas desconocidas de aguas profundas, la Undaria undario blanca y una especie del género Undaria undario. La persona a cargo parece ser linda, y se envían muchas fotos diciendo: «¡Oye, este ángulo es bueno!», Pero muchos miembros del personal no pudieron entender…»