Charlie Watts falleció pacíficamente y junto a su familia este martes 24 de agosto en un hospital de Londres. Fue el destacado baterista de The Rolling Stones; en consecutiva, una leyenda del rock. Sin embargo antes de pertenecer a una de las bandas más emblemáticas del género era y siempre lo fue: un amante del jazz.

Charles «Charlie» Robert Watts nació un 2 de junio de 1941 en Londres. Desde niño mostró talento para el arte y deportes. Sus primeros acercamientos a la música los compartió con un amigo de infancia y de su barrio en Pilgrims Way, Wembley. 

Dave Green, su gran amigo y que vivía en una casa muy cercana a la suya compartió gustos musicales y vinilos con Watts, más bien los clásicos 78 RPM (versión anterior a los discos vinilos tradicionales).

Según una entrevista en 2020 para The New Yorker, afirmarían que las primeras melodías que despertaron esa fascinación con la música llegaron de esos 78 RPM, específicamente de Jelly Roll Morton y Charlie Parker.

En la misma entrevista, Watts afirmó que uno de sus primeros instrumentos fue un banjo; sin embargo no le gustaría el instrumento y al desarmarlo tendría su primer acercamiento a la batería.

“Así que le quité el mástil y al mismo tiempo escuché a un baterista llamado Chico Hamilton, que tocaba con Gerry Mulligan, y yo quería tocar así, con pinceles. No tenía una caja, así que puse la cabeza del banjo en un soporte», dijo Watts para la entrevista.

Luego en 1955 sus padres a los 14 años le regalarían su primera batería, su interés en el jazz junto a las colecciones de vinilos que disfrutaba con su amigo Dave, los llevaron tres años después a participar en su primera banda: «Jo Jones All Stars».

La batería es el mejor amigo del bajo

En 1958 junto a su eterno amigo Green serían parte de la banda de jazz de Middlesex, «Jo Jones All Stars». Pese a que el bajo y la batería son mejores amigos (igual que quienes los tocan), el proyecto se disolvió rápidamente.

Charlie Watts y su amigo de infancia Dave Green
Charlie Watts y su amigo de infancia Dave Green
(Foto: Getty images)

Dave Green iniciaría una destacada carrera como bajista de jazz en Gran Bretaña, la que sigue vigente hasta el día de hoy. Charlie Watts pensaba que bateristas habían muchos y que sería más difícil para él hacer una carrera en eso; en consecuencia se decidió a ser profesional en otra área distinta: el diseño gráfico, sin embargo, nunca dejó de tocar la batería. Asimismo como diseñador ilustraría unos años después varios de los discos de The Rolling Stones, como también

Posteriormente Watts seguía tocando, en este caso más cercano al blues, ni el mismo sabía que era bueno con dicho género:

«Entré en el rhythm and blues (…)Cuando me pidieron que tocara, no sabía qué era. Pensé que se refería a Charlie Parker, así que toqué lento «, dijo Watts para The New Yorker.

Luego en 1961 viajó a Dinamarca para trabajar en su carrera de diseñador gráfico por una temporada; ya de vuelta, se integró al banda británica de R&B de Alexis Korner, llamada «Blues Incorporated».

Un poco más de un año después, sería el momento en que Keith Richards, Mick Jagger, Brian Jones e Ian Stewart se encontrarían con este batero en un club de rhythm and blues, ofreciendo que los integrarán en la incipiente banda The Rolling Stones.

Finalmente en enero de 1963, más de 6 meses luego de que lo vieran se convenció de integrar la banda. Lo demás ya es historia.

El eterno amante de Watts: el jazz

Pese a integrar una de las banda más emblemáticas del rock, Charlie jamás abandonó el mundo del jazz.

A lo largo de su carrera colaboró incansablemente con grupos de jazz, estuvo a la cabeza de proyectos de este tipo; como también otros tributos que realizo al género que tanto amó.

En ese sentido, Watts junto a The Rolling Stones desfiló en una caravana por las calles de Nueva York en 1975; según Charlie esto era lo que hacían las bandas de jazz de Nueva Orleans para promocionar sus fechas de conciertos.

Haciendo uso de sus talentos como diseñador gráfico publicó en 1964 «Ode to a High Flying Bird», una serie de ilustraciones en tributo al mítico Charlie Parker.

Charlie Watts Tributo A Charlie Parker
Charlie Watts Tributo A Charlie Parker (Foto: Catawiki)

Asimismo,  a finales de la década de los 70′ junto a Ian Stewart y Dick Morrisey, formaron»boogie-woogie Rocket 88″; la unión de mejores músicos ingleses en el jazz, el R&B y rock.

Posteriormente en los 90′ surgiría «The Charlie Watts Quintet», todo un sueño realizado para Charlie que integraba una banda pura y dura de jazz: un tradicional quinteto.

Finalmente y desde 2009 comenzó a realizar concierto con «ABC&D de Boogie Woogie», junto a leyendas del jazz con los pianistas Axel Zwingenberger y Ben Waters. Pero lo que hace más emotivo este hecho es que constituye todo un viaje a la infancia, pues la batería y bajo volverían a encontrarse ¡así es!, Charlie Watts se encontraría con su gran amigo de infancia Dave Green.

De esta forma, no solamente Charlie Watts deja un legado extraordinario en el mundo del rock, sino que también en el jazz. Su historia con el jazz trae sobre la mesa los recuerdos más íntimos de su infancia y, asimismo, los primeras melodías que cautivaron a Charlie.

El mundo del rock y el jazz está de luto pues uno de sus grandes exponentes y todo un «señor» de la música falleció este martes 24 de agosto.