La frase «leyenda musical» no se le puede otorgar a cualquier artista tan facilmente. Sin embargo, pocos se lo tienen tan merecido como sir Paul McCartney. Y es que con una carrera que abarca más de seis décadas, tiene una de las discografías fundamentales a la hora de repasar la historia de la música.

Ya sea junto a The Beatles, en compañía de Wings, colaborando con su esposa Linda o en solitario, Paul ha sabido mantenerse fresco. Así, el músico ingles se asegura de continuar en la palestra musical y ser relevante para nuevas generaciones.

En Rock & Pop hacemos un repaso por estos más de sesenta años en los que McCartney ha deleitado con su música. Esto en espera de nuevo material, que el artista ya adelantó que ha grabado durante los últimos meses tras lanzar McCartney III. 

Repasando la discografía de Paul McCartney

Los 60: Brillando con The Beatles

Paul McCartney debutó en la industria con tan solo 15 años junto a la banda The Quarrymen. ¿No te es familiar ese nombre? Pues es el título original del grupo que tenía John Lennon en 1957 y al que Paul se uniría como guitarrista. Su música estaba inspirada por el rock, jazz, blues y hasta folk. 

Sin embargo, no fue hasta comienzos de los sesenta que Paul McCartney y John Lennon fueron llevando la banda hasta lo que le conoce hoy. En 1962, Ringo Starr fue el último en unirse a The Beatles y tuvieron su primer éxito en 1962, Love Me Do.  

El álbum debut de The Beatles, Please Please Me llegó en 1963, alcanzando el 1 en Reino Unido. En esta placa, Paul McCartney se destacó en canciones como I Saw Her Standing There, P.S. I Love You y A Taste Of Honey, donde fue el vocalista principal. 

Sus siguientes álbumes, With The Beatles, A Hard Day’s Night Beatles for Sell también llegaron a la primera posición, arrasando gracias a la Beatlemeania. Sin embargo, fue la llegada de su quinto disco, Help!, lo que los estableció como una de las bandas más importantes de la música. 

Finales de la década

Help! llegó en 1965, como una de las contribuciones más importantes de Paul McCartney y de sus trabajos más personales en The Beatles. De aquí se desprenden éxitos como Yesterday, considerada una de las piezas más relevantes de la música británica.  

La segunda parte de la década dio la bienvenida a unos Beatles más experimentales, donde el dúo Lennon-McCartney lograron sus composiciones más aclamadas. A finales del 65 exploraron con el folk rock en Rubber Soul, mientras que la psicodelia llegó con el legendario Revolver en 1966. 

Su paso experimental y del art rock no haría más que expanderse en lanzamientos como Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club, de 1967, considerado como uno de los grandes clásicos del cuarteto de Liverpool. Esta sería la época en la que Paul McCartney y John Lennon se establecieron no solo como un dúo popular, sino que importantes compositores de la cultura setentera. 

Sin embargo, ese mismo año falleció Brian Epstein, manager de la banda y considerado como el quinto beatle. Su partida dejó a los miembros sin una dirección clara y lamentando seguir sin él. Tras esto, McCartney comenzó a tomar una posición de liderzgo, algo que provocó tensiones con Lennon.

Magical Mystery Tour, The White Album Yellow Submarine recibieron diversas críticas, tanto positivas como negativas, resultado de los múltiples experimentos de la banda en la época. Tuvieron además menos éxito comercial que sus precedores.

Pero los dos álbumes finales, Abbey Road Let It Be son considerados como algunos de los mejores de su discografía y más exitosos. El segundo se grabó antes pero terminó lanzandose al final, cuando las relaciones ya estaban bastante deterioradas entre los miembors. 

Los 70: El complejo inicio solista

Pocos meses antes de lanzar Let It Be, Paul McCartney estrenó McCartney, su primer álbum solista que alcanzó la segunda posición en Reino Unido. Posteriormente, el inglés revelaría que el quiebre de la banda lo dejó en un estado depresivo en el que le costaba seguir produciendo música.  

Sin embargo, gracias al apoyo de Linda McCartney sus hijos, logró salir adelante y continuar con su pasión en la música. En 1971 estrenó Ram, un trabajo donde los esposos colaboraron y McCartney demostraba su punto de vista artístico lejos de la banda.   

Ese mismo año, Denny Laine y Denny Seiwell se unieron a la pareja y formaron Wings, la nueva banda del músico. El debut, Wild Life, llegó en diciembre de ese año, con todos los temas escritos por Paul y Linda McCartney.  

Junto a Wings, Paul McCartney lanzó siete álbumes de estudio a lo largo de la década de los setenta. La música se distanció de los años finales experimentales de The Beatles, con composiciones más sencillos, de amor y las buenas cosas de la vida. 

Sin embargo, no todo dura para siempre, como bien ya lo sabía el artista. Para finales de la década, sintió que ya había alcanzado todo lo que podía artísticamente junto a Wings y decidió continuar su carrera solista, ya sin una banda junto a su nombre.

Los 80: Su música solista

En 1980, 10 años después de su debut en solitario, Paul lanzó McCartney II, la continuación de su primera placa. El disco llegó al 1 de Reino Unido y dio pio a la nueva era del inglés, donde sería su nombre el único y principal en los créditos. 

Como ocurrió con muchos artistas pop, los ochenta fueron una era más liberadora, experimentando con la escena de artistas emergentes y ritmos populares. McCartney colaboró con Stevie Wonder y Michael Jackson, algo que dificil hubiera ocurrido diez años antes. 

Lanzó otros tres álbumes número 1 durante la década, el popular Tug of Warel soundtrack de Give My Regards to Broad Street y el aclamado, considerado de los mejores de su carrera, Flowers in the Dirt. Con un sonido más arraigado en el rock clásico, Paul McCartney demostró que todavía tenía lo suyo. 

Los 90: Década relajada

A diferencia de los años más productivos de Paul McCartney, en los noventa solo lanzó tres álbumes y uno de esto fue de covers. Su interés en las problemáticas sociales aumentaron en esta era, con Off The Ground teniendo múltiples cuestionamientos al abuso animal. 

En 1997 celebró el lanzamiento de su décimo álbum solista, Flaming Pie, fue su primera placa en cuatro años y se grabó en múltiples lugares, con colaboraciones de amigos y familia. Por primera vez en casi 20 años, el disco referencia la música que hacía en The Beatles y cómo lo sigue inspirando.  

El nuevo siglo

Desde el inicio del siglo XXI, Paul McCartney ha lanzado un total de siete álbumes. Siendo ya toda una leyenda de la música, se enfoca principalmente en sus giras y se da tiempo para lanzar nueva música, siendo conciente sobre las nuevas cosas de las que quiere cantar.

En los 2000 lanzó Driving Rain, Chaos and Creation in the Backyard y Memory Almost Full. Mientras que la década pasada, solo lanzó New Egypt Station. Sin embargo, en 2020 lanzó McCartney III, el álbum que cierra la trilogía que comenzó en 1970. 

Este último material se convirtió en su primer álbum en llegar a la primera posición en más de 30 años. Además, recientemente sacó una versión remix con versiones nuevas de las canciones a cargo de artistas emergentes, demostrando que sir Paul McCartney sigue más que atento a lo que ocurre en la escena.