La iniciativa planteada sostiene que la industria carbonera perjudica la salud de la población. Además de dañar el medioambiente con la contaminación de suelo y agua.

El martes pasado fue aprobado, en la cámara baja, la ley que prohíbe en todo el territorio nacional la instalación y el funcionamiento de centrales de generación termoeléctrica a carbón. 

Esto a partir del 31 de diciembre de 2025. El proyecto de ley se aprobó con 93 votos a favor, cinco en contra y 43 abstenciones. La discusión sobre la prohibición de estas centrales de generación termoeléctrica fue presentada en enero de 2020.

Dentro del documento aprobado, se sostiene que las centrales termoeléctricas dependientes de carbón son grandes productoras de gases efecto invernadero. Además contribuyen daños a la salud de la población y al medioambiente.

Cabe recordar que en Chile existen al menos cinco áreas denominadas Zonas de Sacrificio. Siendo la más  polémica la de Quintero-Puchuncaví. Dicha zona contiene una gran concentración de industrias contaminantes adyacentes a sectores poblados.

Según detalla Cooperativa, habitar zonas de sacrificio conlleva graves consecuencias para la salud de la población. De hecho, ya se registraron numerosos casos de intoxicación en zonas de sacrificio.

Todo esto debido a residuos liberados al ambiente y playas en los sectores adyacentes.

La reacción de la oposición al Proyecto de Ley

La aprobación del Proyecto de ley fue celebrada en redes sociales. Por su parte, el diputado Diego Ibáñez (CS) comentó en su Twitter que la medida implica un cambio positivo para la población de las llamadas zonas de sacrificio.

Además, el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, sentenció que «Si de mi dependiera, las cerraría mañana». Añade que la medida «simplifica a nivel de lo absurdo un problema muy complejo» instando a las autoridades a optar por fuentes renovables de energía.

Aún queda por la decisión de la Cámara de Senadores, que se llevará a cabo en el segundo trámite constitucional.