Una publicación que ha levantado reacciones es la que hizo esta semana El Mercurio de Antofagasta. De acuerdo a este medio, el año 2020, dos veterinarios de Calama habrían proporcionado vacunas caninas «óctuples» con el fin de entregar un tratamiento preventivo contra el Covid-19 en adultos. 

La vacuna óctuple en perros es una vacuna que previene 8 enfermedades, entre ellas, el coronavirus canino, pero cabe destacar, que este no es igual al humano y tampoco al Covid-19.

El Covid-19 es un tipo específico de coronavirus, causado por el virus Sars-Cov2, y no está comprobado que la vacuna canina funcione para combatir este tipo específico de coronavirus.

Familia Coronavirus

De acuerdo a lo publicado por El Mercurio de Antofagasta, documentos avalan que un veterinario con las siglas C.P.C. realizó una «inmunización cruzada con vacuna de coronavirus canina como tratamiento preventivo para el Covid-19 en seres humanos».

El profesional, que es dueño de una veterinaria en Calama, publicó un informe con esta información, donde establecía que había realizado con éxito la inoculación como tratamiento preventivo en un grupo de estudio.

El origen de ese estudio se debía a que en Argentina existían experiencias exitosas contra el Covid-19, mediante la aplicación de esta vacuna canina a personas.

Según EMOL, lo anterior llegó a la Seremi de Salud, la cual abrió un expediente. Este expediente estipula que el veterinario se auto-suministró la vacuna. No obstante, no pudo ser comprobada la inoculación de vacunas a terceros.

La Seremi multó al profesional con una multa de 180 UTM ($9.286.560). La sanción se realiza en base a: incumplimiento grave de las normas sanitarias, realizar el ejercicio ilegal de la profesión y formular un pronóstico de manera indirecta.

El profesional apeló la sentencia y es por esto que ahora el pago de la multa se encuentra en tramitación. 

«Lo más delicado es que el profesional mintió. Esto lo hizo al difundir en su momento, un seudo estudio con el antecedente de que supuestamente había aplicado exitosamente la vacuna en un grupo de control humano«, indicó Seremi.

Segundo caso: Veterinaria inoculó a personas con vacuna óctuple y recibe multa de 200 UTM

De acuerdo a los medios citados, el segundo caso corresponde a una veterinaria con las siglas M.F.M, quien reconoció haberse auto-suministrado la vacuna óctuple. Esto, con el fin de generar anticuerpos contra el Covid-19.

La Seremi de Salud también investigó este caso y según sus hallazgos, existen testimonios de terceros que lo comprueban.

Esta profesional fue multada con 200 UTM ($10.318.400) por la vacunación de uso veterinario a seres humanos. La veterinaria no presentó descargos, pero tampoco ha pagado la multa. Según consigna Emol, el cobro quedó en manos del Consejo de Defensa del Estado.

Ambos casos están en la Fiscalía de Calama. La entidad deberá indagar posibles acciones de tipo penal contra estos profesionales.

Respuesta del Colegio Veterinario de Chile

Desde el Colegio Médico Veterinario (Colmovet) rechazaron enérgicamente el uso de vacunas destinadas a animales en humanos. Además, anunciaron acciones legales, las cuales podrían determinar la suspensión por tres años del ejercicio profesional de los involucrados o la prohibición absoluta de ejercicio profesional.

“Rechazamos cualquier acción realizada por médicos veterinarios que atenten contra la salud de las personas. Ellos cometieron un acto ilegal al prescribir vacunas destinadas exclusivamente para animales a personas y utilizar producto biológico (vacuna) no aprobado para uso en personas ofreciendo este “tratamiento” preventivo contra la enfermedad provocada por el virus SARS Cov2″, explicó en un comunicado la presidenta nacional de Colmevet, Dra. María José Ubilla.

«Por esto, hemos determinado realizar acciones en sede penal, además de perseguir el cumplimiento del Art.20° de la Ley 20.120, lo que podría determinar la suspensión por tres años del ejercicio profesional y con la prohibición absoluta de ejercicio profesional respecto de los involucrados”, agregó.

Además, el Colegio Médico Veterinario  hizo un llamado a la población a guiarse solo por información oficial y a “no dejarse engañar ante iniciativas que pueden causar graves daños en la salud y que no han sido aprobadas con base científica y por la autoridad sanitaria competente”.

En este sentido, y para esta denuncia, expusieron que:

1. La vacuna óctuple es exclusiva de uso animal, específicamente para la especie canino doméstico. Su aprobación para su utilización en nuestro país está a cargo del Servicio Agrícola Ganadero (SAG) y no del Instituto de Salud Pública (ISP) como ocurre para las vacunas de uso humano.

2. Existen grandes diferencias en los géneros de coronavirus.
En el caso, del coronavirus canino corresponde a un alfa coronavirus, que provoca un cuadro gastrointestinal agudo en perros (coronavirosis canina).  Esta no es una enfermedad zoonótica que se transmita a las personas  y, su prevención se realiza a través de la vacunación con óctuple canina.

3. El virus que afecta a los seres humanos,  SARS Cov 2 pertenece al género beta coronavirus que sí afecta al ser humano, produciendo Covid-19.

4. Cabe recordar que, en marzo del 2020, la OPS declaró que no existía inmunidad cruzada entre alfa y beta coronavirus.