En la Comisión de Trabajo del Senado se llevó a cabo el análisis y se aprobó en general el texto del proyecto que presentó el Gobierno sobre la reforma a las pensiones.

El propósito del ejecutivo es acelerar el proceso legislativo para así cumplir una de las promesas del mando de Sebastián Piñera. Esperan que las indicaciones se analicen a partir de la próxima semana

piñera

A pesar de que existen posturas de todo tipo frente a los anuncios de esta reforma previsional. Los anuncios que más se destacan son la ampliación del Pilar Solidario, de un 60% a un 80% destinado a los sectores más vulnerables, lo que hará que se destine “protección social a 480 mil pensionados de clase media que hoy no cuentan con ningún apoyo del Estado y beneficiará a más de dos millones de pensionados del 80%«, según lo que expuso el mandatario en cadena nacional.

Por otro lado, se anunció un incremento gradual de 6% en el aporte del empleador al ahorro previsional de los trabajadores, el que será administrado por una Agencia Pública denominada Consejo de Administración de Seguros Sociales (CASS).

¿Qué dicen los expertos sobre la reforma de pensiones del Gobierno?

Con la reforma en el horizonte, distintos expertos que han trabajado en materia de pensiones declararon a Emol sus opiniones sobre lo anunciado por el mandatario.

David Bravo, es economista de la Universidad Católica y presidió la Comisión Bravo (asesoría para analizar y perfeccionar las pensiones) durante el segundo Gobierno de Michelle Bachelet, y dijo estar de acuerdo con la medida, recordando que fue una materia que se tocó mucho por allá en el año 2015.

«El pasar de un 60% a un 80% en la práctica significa caminar hacia un sistema en el que vamos a tener una cierta universalización del Pilar Solidario, y eso es un componente importante que, yo creo, está en relación a lo que debería ser el futuro sistema de pensiones de Chile», dijo al respecto.

comision bravo bachelet

Otro que estuvo de acuerdo, es Guillermo Larraín, el ex superintendente de AFP durante el Gobierno de Ricardo Lagos. Calificó de un “acto de realismo” la reforma de pensiones del Gobierno, por la vulnerabilidad en la que se ha visto la clase media durante la pandemia y por las herramientas imperfectas que no han podido satisfacer las necesidades de los chilenos.

Bettina Horst, de la dirección de Políticas Públicas de Libertad y Desarrollo, también considera el anuncio de Sebastián Piñera como una buena noticia, sobre todo por «La entrega de una pensión mínima para aquellos que han cotizado más de treinta años y la ampliación del Pilar Solidario a un sector más medio de la población”. Esto, valorando el aumento de la Pensión Básica Solidaria, y sólo mientras sea “sostenible” en cuanto a carga fiscal.

Carga Fiscal

Con respecto a lo último, Salvador Valdés, quien es experto en pensiones y académico del Instituto de Economía de la Universidad Católica, dice que puede ser un obstáculo importante, ya que requiere de “mucha plata en un momento difícil para las finanzas públicas” y un “enorme esfuerzo para los contribuyentes, lo que le genera dudas sobre su sostenibilidad en el tiempo.

Sobre lo mismo, Larraín opina que sin decir de dónde provendrán estos recursos, sobre todo en una situación fiscal delicada, estos anuncios “hacen sospechar que a lo mejor serán de corta duración o se comenzarán a achicar en algún minuto».

Sin embargo, el anuncio completo fue cuestionado por Alfredo Valenzuela, experto en pensiones desde 1990. “Estamos hablando lo mismo que el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), es para un cierto segmento de personas. Esto no va a mejorar las pensiones para todos”, declaró a El Tipógrafo.

Añade que una «reforma seria» tiene que ir junto a una baja de la expectativa de vida para calcular las pensiones. “Según datos del Registro Civil, el promedio de vida de una mujer es de 76 años, y el del hombre es de 70 años. O sea, si te lo están proyectando hasta los 110 años es demasiado», finaliza refiriéndose a que ningún país desarrollado tiene una expectativa tan grande.

6% de cotización adicional

El Gobierno ratificó que el destino del 6% de cotización extra anunciado permanezca de esta manera: un 3% a capitalización individual, y el otro 3% a ahorro colectivo. Esperan que se mantenga así, sin embargo la oposición insiste en que todo sea destinado a un fondo común.

Al respecto, la directora del Centro de Economía y Políticas Sociales de la Universidad Mayor, Claudia Sanhueza, declara que «Nosotros ya tenemos un 10% de cotización, ósea el 100% de lo que cotizamos se va al ahorro individual, por lo que si se agrega un 3% adicional, este tendría efecto en treinta años más, y no responde a la urgencia mayor que tenemos hoy«.

Claudia Sanhueza

Por otro lado, Valdés defiende la postura del Gobierno sobre la reforma de pensiones: «En términos técnicos, que un 3% vaya a cuentas individuales se traduce en menos impuestos, porque queda a nombre de cada uno lo que cotizó. Ello implica que solamente un 3% sería de tributo, ya que eso se iría a un fondo general para dar subsidio, es decir, un 3% de gravamen al empleo formal». Por ello, piensa que la decisión de la oposición por “gravar más a los trabajadores de clase media” es un mal camino.

«Componente de Solidaridad»

Algo con lo que está de acuerdo el economista de la Fundación Instituto de Estudios Laborales, Fernando Carmona, quien dijo a Radio Nuevo Mundo que si esta reforma no avanza, es porque el Gobierno no lo está haciendo bien.

A pesar de que la Dirección de Presupuestos, dependiente del Ministerio de Hacienda, no tuvo un resultado favorable sobre dónde se generan los mayores beneficios del 6% de cotización extra que se propone, Carmona dice no entender la insistencia en esta reforma.

“Cualquier reforma que busque  cambios inmediatos en las actuales pensiones debe considerar un componente de solidaridad, ya que este principio es la base de cualquier sistema de seguridad social», añadió.