Una de las historias que ha dado la vuelta al mundo este año es la de una madre orca, bautizada como Tahlequah, que hace un par de años se hizo conocida en el mundo entero por haber acarreado a su cría muerta por 17 días a través del océano, sin dejar que se hundiera.

Su hazaña conmovió a los científicos y también al mundo, pues Tahlequah empujó a su cría hacia la superficie del Pacífico frente a la costa de Canadá y el noroeste de Estados Unidos.

Pues bien, este 2020, los investigadores que han estado llevando su seguimiento informaron en julio pasado que la ballena estaba nuevamente esperando una cría y esta semana, ya se confirmó que la orca madre dio a luz a un bebé con vida.

Según informó el Centro para Investigación de Ballenas, Tahlequah tuvo a su cría el viernes pasado. El pequeño animal fue bautizado como J-57 por los investigadores -a su madre también se le conocía como J-35- y descrito como una ballena bebé «saludable y precoz» que nada vigorosamente junto a su madre.

tahlequah

El nuevo nacimiento es una excelente noticia ya que las orcas residentes del sur se enfrentan a cada vez más a factores adversos que dificultan su bienestar y reproducción. Desde el ruido producido por los barcos, hasta la falta de alimentos y la pérdida de su hábitat por los contaminantes ambientales. De hecho, según cifras oficiales, actualmente casi el 70% de los embarazos en estas orcas termina en un aborto espontáneo o una cría que muere poco después de nacer, como ocurrió con el anterior hijo de Tahlequah.

Hasta el momento no se sabe si la cría de Tahlequah es macho o hembra.

Por lo general, las orcas están embarazadas durante 17-18 meses.