A solo cuatro días del natalicio de Violeta Parra, la actriz Francisca Gavilán, quien la interpretó en «Violeta se fue a los Cielos«, habló sobre cómo fue encarnarla.

Cabe mencionar que la cinta, dirigida por Andrés Wood, cuenta la historia de la fallecida cantautora Violeta Parra, quien se suicidó a sus 49 años en 1967. La película está basada en la biografía del mismo nombre, escrita por su hijo, el difunto músico Ángel Cereceda Parra.

Francisca Gavilán

En una conversación que Francisca Gavilán mantuvo con el periodista Nicolás Copano, en el programa CHVEnCasa, la actriz recordó su participación en la película y dijo que se volvió loca. Y es que tras finalizar las grabaciones de «Violeta se fue a los Cielos», le detectaron cáncer de tiroides.

“El cáncer lo viví con mucho miedo, con harta culpa. Mi familia es muy cancerígena. Mi madre y mi hermana murieron de cáncer. Cuando me dio esto fue como ‘chuta, aquí la cabeza es importante también’. Yo soy paciente que tiene que hacerse mamografías una vez al año, muy concreto todo”, confesó. A la actriz tuvieron le extirparon la tiroide.

francisca Gavilán

Posteriormente, Francisca Gavilán reveló a Copano que, para lograr encarnar a la intérprete de «Run run se fue pa’l norte«, trabajó varias semanas. “Fui contratada primero durante diez meses, para aprender a tocar guitarra, charango (…) yo nunca había tocado ningún instrumento. Aprendí a cantar con Ángel Parra (su hijo). Y convertirme en ella, subir de peso, empezar a transformarme en ella”.

Pero un hecho la marco: cuando Ángel Cereceda Parra, quien falleció en 2017, la vio convertida en Violeta. “El director me contó que él se puso a llorar y dijo ‘mi mamá está viva’ (…) Cuando Ángel me vio, vestida y transformada, se tuvo que ir caminando, llorando. Era muy fuerte”, dijo.

Francisca Gavilán continuó: “Lloré mucho haciéndola. El guion estaba tan bien escrito que yo lo leía y era imposible no quedarse ahí, no llorar, que no te traspasara… era como un cuchillo directo al corazón”.

«La metí dentro de mi vida y soñaba con ella y estaba todo el día bordando, y tocando guitarra. Aprendiendo (…) Violeta era una mujer, seguramente, muy depresiva. Y en ese tiempo la gente no acostumbraba ni a ir al psiquiatra, ni al psicólogo. Ta vez si hubiera habido un psiquiatra Violeta estaría acá entre nosotros (…) y todos somos así, un poco, los chilenos”, expresó.

¿Haz visto la película? A continuación puedes ver el tráiler: