¿Eres de los que ríe mucho o poco? Un reciente estudio publicado por la Universidad de Basilea, en Suiza, reveló que las personas que ríen frecuentemente, en su vida diaria, pueden estar mejor preparadas para lidiar con eventos estresantes.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los requisitos para los voluntarios de la vacuna de la UC?

La investigación de 2018 fue rescatada por Neuroscience news y realizada por investigadores de Psicología Clínica y Epidemiología de la Universidad citada. El objetivo era determinar la relación entre los eventos estresantes y la risa, en términos de la percepción del estrés en la vida cotidiana.

¿Cómo se hizo el estudio? Pues a través de una aplicación que enviaba estímulos y luego pedía a los participantes responder preguntas en base a esos estímulos, 8 veces al día, durante dos semanas. De acuerdo a lo que publica 20Minutos, las preguntas se referían a la frecuencia e intensidad de la risa y al motivo de la misma, así como a cualquier acontecimiento estresante o síntoma de estrés experimentado, en el tiempo transcurrido desde la última señal.

Las personas participantes del estudio fueron 41 estudiantes de psicología, 33 de los cuales eran mujeres, con una edad media de poco menos de 22 años.

¿Cuáles fueron los resultados?

El estudio reveló que las personas se ríen 18 veces al día, en promedio, durante la interacción y comunicación con otras personas. El número es primordial ya que: en las fases en las que los sujetos se reían con frecuencia, los eventos estresantes se asociaban con síntomas más leves de estrés subjetivo.

Lo anterior, llevó a los investigadores a concluir que las personas que ríen frecuentemente en su vida diaria, pueden estar mejor preparadas para afrontar eventos estresantes.

Una segunda conclusión a la que llegó el estudio tiene que ver con la interacción entre los eventos estresantes y la intensidad de la risa (fuerte, media o débil), donde no hubo ninguna correlación estadística con los síntomas de estrés. «Esto podría deberse a que la gente estima mejor la frecuencia de su risa, en lugar de su intensidad», señalaron los investigadores.