Inhumano e increíble, pero cierto. En la provincia de Shanxi, al norte de China, en la ciudad de Linfen, se encontraron cerca de 700 gatos capturados ilegalmente y en pésimas condiciones en el patio trasero de una casa de huéspedes.

Los gatos se encontraron en jaulas oxidadas, amontonados y sin el alimento o agua necesarios, razón por la cual habían constantes maullidos felinos en el sector, alertando a las autoridades.

Según lo informado por Clarín, los felinos se encontraban enjaulados para posteriormente ser traficados y sacrificados en restaurantes de comida.

Tras el hallazgo de los 700 gatos, la organización de animales, Linfen Small Animal Rescue, se hizo cargo de los felinos, informando que estos fueron separados en jaulas individuales y que han estado siendo alimentados e hidratados desde entonces.

También informaron que están intentando reubicar a los gatos salvados en hogares.

«Los hemos trasladado prácticamente a todos a jaulas para mascotas. Les estamos dando agua y comida», dijo un portavoz.

gatos rescatados

«Los veterinarios están verificando si hay gatos heridos o enfermos», remarcaron.

La situación ocurre en momentos en que China prohibió, en abril pasado, el consumo de animales exóticos y domésticos -específicamente gatos y perros- por las sospechas del origen del Covid-19, en un mercado que ofrece carne salvaje.