Lo que alguna vez fue la compañía más grande de distribución de películas en el mundo, hoy es solo un recuerdo para la gran mayoría. Sin embargo, el último bastión de lo que fue el gigante Blockbuster sigue en pie, en Bend, Oregon, y ni la pandemia por coronavirus le impide seguir funcionando.

Te puede interesar: Mira este bello video de ciervos descansando bajo cerezos en Japón

Esta última tienda ya no solo funciona como distribuidor de DVDs, sino que además es foco turístico. Ahí no solo se venden y arriendan películas, sino que también se venden accesorios con el típico logo del boleto roto, e incluso puedes encontrar antiguas tarjetas de membresía plastificadas, para los nostálgicos.

La gerente general de la tienda, Sandi Harding conversó con VICE, y explicó cómo seguían funcionando, especialmente durante la pandemia. Una de las cosas que cuenta Harding, es que es ella la que tiene que adquirir los títulos de las películas que va a exhibir en la tienda, ya que no tiene distribuidores.

«Generalmente comienzo con 30 copias en DVD, y de 12 a 14 en Blu Ray. Voy a Walmart, Target, Fred Meyer, todas las tiendas de retail que tenemos en el pueblo, y adquiero 5 o 10 copias de cada título», señaló Harding.

Durante el comienzo de la pandemia, en la tienda Blockbuster intentaron seguir funcionando, pero como los clientes no respetaban las normas de distanciamiento social, tuvieron que cerrar por unos días. Luego, comenzaron a entregar las películas en una especie de drive-thru, mediante orden por teléfono.

Con esta nueva modalidad, Harding asegura que llegaban alrededor de 10 a 15 clientes al día. Sin embargo, esto no servía para mantener el negocio, y debía cambiar la estrategia. Cerró la tienda Blockbuster por un par de días más, y con el resto de los empleados -Harding asegura que son como su familia- comenzaron a reorganizar el lugar para volver a abrir.

Pusieron flechas de distanciamiento social en el suelo, sanitizaron todo el lugar y pusieron mascarillas y guantes a disposición. Además, implementaron la regla de no dejar entrar a más de 10 personas a la vez. «Tuve un cliente que entró y me dijo ‘Estoy tan agradecido de que hayas abierto de nuevo, porque no podía entrar a Netflix ni una vez más'», comentó.

«A medida que pasan los días, más estrés hay, y pienso aún más ‘Dios, ¿En serio podemos sostener esto? (…) Pero aún seguimos haciendo planes y siguiendo adelante, somos la última tienda por una razón. No nos rendimos tan fácilmente. Así que vamos a seguir peleando mientras se pueda», finalizó.

Te puede interesar: Estados Unidos revela nuevos archivos de encuentros con OVNIS