El nivel de sedentarismo y obesidad que hay en nuestro país ha llegado a niveles preocupantes y así lo han demostrado distintos estudios de la OCDE, ubicando a nuestro país como uno de los que tiene mayores tasas de sobrepeso y obesidad. El problema es que esto no afecta solo a la población adulta, sino que también a los niños.

Ahora se pudieron recabar nuevos y preocupantes datos gracias a la Encuesta Longitudinal de Primera Infancia realizada por el Observatorio Elige Vivir Sano, que siguió a 22 mil niños de 15 regiones entre 2010 y 2017.

De los niños que estaban en su peso normal en 2010 (de entre 0 y 5 años), el 46.9% pasó a tener sobrepeso u obesidad en 2017, cuando ya tenían entre 7 y 12 años. Incluso, de los niños que ya tenían sobrepeso u obesidad en 2010, el 69% mantuvo su condición.

Los expertos dicen que si esto no cambia la calidad de vida de los niños podría empeorar con los años. Samuel Durán, expresidente del Colegio de Nutricionistas, señaló al diario El Mercurio que «hoy a los cinco años un niño puede tener el colesterol alterado, a los 10 años, la presión alta o casos de diabetes tipo II».

«Estas son las patalogías que hace tres décadas se encontraban en gente de 40 años y ahora las vemos incluso en niños de tres años», alertó el profesional.

¿Cuáles son las principales razones de la obesidad infantil?

Entre las razones de la obesidad infantil, uno de los principales factores de riesgo es la mala alimentación que reciben y sus hábitos.

  • Solo 27,5% de los menores de entre 2 y 12 años consume las porciones recomendadas de legumbres.
  • Solo un 12% consume las raciones necesarias de pescado.
  • El 55,3% toma a diario jugos envasados o bebidas gaseosas

  • Un 36,2% come dulces todos los días
  • El 30,7% come comida chatarra al menos una vez a la semana.