El gran Freddie Mercury, líder de la banda Queen, falleció el 24 de noviembre de 1991, luego de una bronconeumonía complicada por el SIDA. Pese a que han pasado 28 años desde su deceso, el cantante aún envía regalos a su familia, ahijados y amigos.

¿Cómo? Freddie ordenó en su testamento que la multitienda Fortnum & Mason, de Londres, enviara cada año una canasta de Navidad a todos sus cercanos. El cantante era reconocido por su generosidad, y dejó estipulada una lista de nombres para que siguieran recibiendo su cariño tras su muerte.

Freddie Mercury dejó pagada la factura de Fortnum & Mason con parte de la herencia que ganó a lo largo de su carrera. Desde la tienda manifestaron al Mail Online que «es un gesto encantador, que se sabe que sucede cada año».

Te puede interesar: Aquí los canales para ver «Mi Pobre Angelito» esta Navidad

Uno de los últimos en hablar de la generosidad de Freddie fue Elton John, íntimo amigo del miembro de Queen. En su autobiografía, el famoso cantante recuerda la Navidad de 1991, un mes después de la muerte de Mercury.

«Como cuento en mi libro, mi nombre de drag es Sharon y Freddie era Melina. En una preciosa funda de almohada recibí una pintura de acuarela. En la nota que venía decía ‘querida Sharon, vi esto en una subasta y pensé que te encantaría. Te quiero, Melina'», relata Elton John.

El británico recibió la pintura con mucho cariño. «Él estaba muriendo y aún pensando en sus amigos. Todavía tengo la funda de almohada al lado de mi cama. Ese era el tipo de persona que era Freddie. Estaba muy lleno de amor y vida«.

Te puede interesar: 10 comedias y películas románticas de Netflix para ver en Navidad