El chef José Luis Calfucura, dueño del restorán de cocina mapuche “Amaia”, se vio involucrado en un enfrentamiento con un grupo de personas que fueron a manifestarse frente a su local, lugar en el que el Presidente Sebastián Piñera anunció esta mañana el proyecto del Bono familiar de 100 mil pesos que beneficiaría a más de 1 millón de familias.

La presencia del Mandatario en el recinto de la Comuna de Maipú derivo en una funa contra Calfucura, a quien acursaron de venderse al Presidente, teniendo en cuenta la compleja situación de los mapuches que viven en la Araucanía, donde el Piñera envió el cuestionado “Comando Jungla”, equipo especial de carabineros, supuestamente encargados de «reforzar la seguridad» en la región”.

En un video publicado en Twitter, el chef sale aclarando la situación y manifestó que a él nunca le avisaron que el Presidente llegaría a su local. Según relata, lo llamaron para tener una reunión con las pymes, junto con la encargada de la Corfo y el ministro de Economía, Lucas Palacios”

«Nos vinimos a enterar 5 minutos antes de que venía el presidente y generó todo un revuelo en el restaurant y en nuestro trabajo».

“Jamás he sido amigo del Presidente”, afirmó. Sobre esto, Calfucura también dijo: «No avalo para nada la estructura, ni los balines ni como están tratando a mi gente en el sur, y eso se lo dije a Presidente y tampoco salió en las noticias. Le dije que tiene que proteger a nuestras mujeres y a nuestras familias mapuches en el sur, porque es el patrimonio cultural y por eso se tiene que defender.”

Chef entiende las críticas

En declaraciones a Cooperativa, Calfucura dijo entender las críticas que recibió, porque «la gente se siente enojada, se siente molesta», frente a lo cual recalcó que «fui embaucado con este montaje que hicieron con nosotros«.

Tras lo ocurrido, y en vista de la presión generada por las personas que fueron a protestar por lo sucedido, Calfucura sacó la bandera mapuche que estaba en el restaurante y, además, reveló que tuvo que cerrar sus puertas porque recibió amenazas.

«En este momento vamos a estar cerrados porque hemos recibido amenazas, que son súper válidas, el malestar del pueblo, porque piensan que nosotros le dimos hasta once… ni siquiera le di un vaso de agua al Presidente«, reveló.