La mañana de este jueves la Casa Central de la Universidad de Chile fue tomada por un grupo de estudiantes,  quienes acapararon los controles de acceso y dependencias de la institución.

A través de un comunicado, explicaron que “estamos en una movilización histórica para terminar con un modo de vida que nos mantiene en la precariedad y nos ha oprimido durante los últimos 30 años”.

Además expresaron: “Hemos vivido jornadas históricas de paro nacional, donde se ha expresado el descontento con masivas convocatorias en todo el territorio, de trabajadores, estudiantes y el pueblo en su conjunto; esto ocurre en medio de atroces violaciones a los derechos humanos por parte del Estado de Chile”.

En ese sentido, denunciaron “la violencia con la cual se ha arremetido contra la población que ha salido a manifestarse, con tristes casos emblemáticos: como Vicente Muñoz, estudiante de nuestra Universidad, quien fue brutalmente agredido por Carabineros, perdiendo la visión en un ojo producto del impacto con un balín; como Abel Acuña, quien murió en la Plaza Dignidad (ex plaza Italia) producto de la represión policial”.

Además enfatizaron que “debemos rechazar la impunidad de los crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas del orden público, exigiendo reparación a las víctimas y juicio y castigo a los responsables de los asesinatos, torturas, violencia político sexual y violaciones a los derechos humanos, cuyo principal responsable es Sebastián Piñera, el presidente”.

Te puede interesar: Decretan toque de queda en Cali tras saqueos en día de Paro Nacional

También detallaron que “desde la asamblea de Filosofía y Humanidades en conjunto con compañeres de diversas facultades, ocupamos la Casa Central de la Universidad de Chile, para ponerla a disposición de la movilización social, porque creemos que debemos ayudar a impulsar una gran huelga general, donde paralicemos todo para que caiga este gobierno de asesinos y torturadores; porque la mayor impunidad es que se mantenga Piñera en el poder, con sus manos manchadas de sangre”.

“Se hace necesaria una coordinación política y de acción, para impulsar paros nacionales y democratizar la protesta popular que hoy los partidos políticos del régimen quieren desviar con su acuerdo por la Paz, que sólo trae paz para quienes están en el poder”.

De esta manera, hicieron un llamado a “nuestros compañeros, compañeras y compañeres estudiantes a ser parte de este espacio, como también a les trabajadores de la U. de Chile, académicos y no académicos: estamos en la misma lucha por una vida digna”

Finalmente, destacaron que “la Universidad de Chile tiene la responsabilidad histórica de ponerse al servicio de la organización popular, por lo mismo, también convocamos a organizaciones sociales y territoriales, a sindicatos y centros de estudiantes a hacerse parte de esta toma. Creemos que no existen líderes que puedan reemplazar la creación y articulación del poder de las bases. A todas las facultades, al pueblo: a ocupar la Casa Central, que es suya y de todes nosotres”.

Te puede interesar: Decretan toque de queda en Cali tras saqueos en día de Paro Nacional

Respuesta de la Casa de Estudios

Según consignó La Tercera, desde la universidad “condenan enérgicamente la acción”, puesto que “rompe la unión y diálogo que han caracterizado a la U. de Chile en momentos históricos y, sobre todo, durante la crisis que actualmente atraviesa el país”.

Asimismo, el medio afirmó que la universidad dijo que la toma es ilegítima y no es respaldada por los estudiantes de la casa de estudios.

“La Universidad de Chile ha dado muestras del compromiso de toda su comunidad para responder a los problemas del país tanto a nivel interno como externo, razón por la que incluso ha sido atacada en días previos por el cabal cumplimiento de su rol”, expresan mediante un comunicado. “Nuestro compromiso con la democracia, el diálogo y los derechos humanos es irrestricto y es por eso que hasta ahora la Casa Central ha albergado actividades de defensa jurídica y promoción de estos, de debate ciudadano y cabildos autoconvocados”.

Al respecto, agregan que la toma los obliga a cancelar una serie de actividades “que buscan contribuir al desarrollo nacional y la promoción de la justicia, y también otras tantas que son un  aporte al proceso de diálogo interno que vive nuestra universidad”.

“Llamamos a quienes sean responsables de esta medida a terminar con ella de inmediato y abandonar la ocupación de la Casa Central para que esta pueda seguir albergando las funciones  necesarias para el liderazgo de la Universidad de Chile en la crisis actual y las actividades abiertas a la ciudadanía para la promoción y defensa de los derechos humanos”, indican desde el establecimiento educacional.

La postura del rector de la Universidad de Chile

Según informó El Mercurio, alrededor de las 14:00 del día de ayer el rector de la casa de estudios, Ennie Vivaldi, llegó a la universidad junto al prorrector Rafael Epstein y una treintena de directores y funcionarios para hablar con los dirigentes de la toma y pedirles directamente que vuelvan a abrir las dependencias, ya que según indicó la autoridad universitaria, la toma «irrumpe terriblemente lo que es la armonía de una comunidad que tiene que discutir libremente».

Así, antes de entrar en el recinto, la autoridad indicó:»Precisamente una de las cosas críticas que hemos estado conversando es que la universidad sea un espacio abierto al dialogo a la discusión al pensamiento al intercambio de ideas”, indicó el rector. «La toma de Casa Central coloca a la universidad… la saca de un contexto de discusión, la desligitima y le hace un daño enorme a todo un pueblo que lo que precisamente está esperando son luces, orientaciones, debate ideas».

“Y desde luego, un acto violento como es ingresar a la Casa Central y tomarse el edificio excluye esa posibilidad de diálogo”, agregó.

Esas fueron las bases de lo que planteo Vivaldi a los estudiantes en un conservatorio en el Patio Domeyko, que duró casi dos horas. Pero aun con esta instancia de diálogo, en el pleno de la federación estudiantil se votó para mantener la ocupación.