Los gremios de la Mesa de Unidad Social, integrada por más de 200 organizaciones sociales, decidió llamar a un paro nacional escalonado a partir de la próxima semana, iniciando el lunes 25 para terminar el miércoles 27 de noviembre.

El anuncio de esta nueva paralización nacional la entregó el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), José Pérez. “Nos ponemos a disposición, los movimientos sindicales en particular, para que Chile también se exprese mediante esta huelga productiva. Vamos a estar trabajando en virtud de aquello”, subrayó.

Según consignó Bío Bío Chile, la decisión de este paro radica en la falta de respuestas que han tenido respecto a su petitorio y el rechazo transversal que existe en el bloque sobre el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución que firmaron las distintas fuerzas políticas del país.

El principal argumento es que el pacto se habría elaborado “entre cuatro paredes” por coaliciones que no los representan y una clase deslegitimada responsable de  la crisis social y política, según lo manifestado por Carolina Tello, una de las voceras de mesa de la región de Coquimbo.

Te puede interesar: Rector de la U.de Chile advierte que «acto violento» de tomarse la casa central excluye la posibilidad de diálogo

Así, dos primeros días de movilización estarán centrados en la Unión Portuaria y algunos sindicatos del comercio. Por otra parte, el martes 26 lo harán el resto de las organizaciones que integran la mesa de Unidad Social.

Cabe destacar que durante el paro nacional los gremios además interpelarán al Gobierno y los partidos políticos a que garanticen la participación efectiva del movimiento social en el proceso constituyente.

Desde la ANEF también indicaron que este nuevo paro nacional busca presionar al Gobierno para que dé respuesta al petitorio que elaboraron los gremios que integran la mesa Unidad Social.

Entre sus demandas figura el aumento de las pensiones, un salario mínimo de 500 mil pesos, canasta de servicios básicos protegidos, reducción de jornada laboral, establecer como derechos sociales la salud, la vivienda y la educación, además de una nueva Constitución por medio de una Asamblea Constituyente.