Cuando se lanzó el año 2013 «Blurred Lines» se convirtió rápidamente en un éxito que sonaba en todas las radios. La canción es una colaboración de Robin Thicke y Pharrell Williams, quien ahora está muy arrepentido de haber participado.

Tiempo después de que la canción se hiciera conocida muchos empezaron a criticar su letra por sexista, sin embargo el mismo Pharrell Williams dijo que en ese momento no entendía por qué algunas personas la veían de esa manera. Más tarde dijo que se había dado cuenta que «hay hombres que usan el mismo lenguaje cuando abusan de una mujer». 

Fueron tantas las críticas que incluso hace unos años atrás la canción fue prohibida en varias universidades y un anuncio en el que sonaba la canción y aparecían modelos del video también fue vetado por varios canales de televisión en el horario diurno.

Pharrell Williams aclaró hace poco que «Blurred Lines» se hizo en otra época. «Ahora no escribiría o cantaría algunas de mis viejas canciones».

Parte de la letra de la canción dice «odio estas líneas borrosas, sé que lo quieres« y «tengo que ponerme sucio».

«Luego me di cuenta de que hay hombres que usan ese mismo lenguaje cuando se aprovechan de una mujer, y no importa que ese no sea mi comportamiento. O mi forma de pensar. Simplemente importa que esto afecta a las mujeres. Y ahí fue donde dije ‘lo entiendo, bien», aseguró Pharrell.

Te puede interesar: Daft Punk formaría parte del próximo álbum de Coldplay

Los otros problemas que tuvo Pharrell Williams por culpa de Blurred Lines

El año pasado la canción recibió una multa por derechos de autor y tuvieron que pagar US$5 millones. El juez le dio a la familia de Marvin Gaye, que denunció que Blurred Lines es un plagio del éxito Got to give it up (1977) del fallecido músico.

La familia de Gaye no sólo recibirá el resarcimiento correspondiente sino que también tendrá el 50% de las ganancias que produzca la canción por el derecho de autor y su publicación.