Un equipo internacional de astrónomos descubrió que a 31 años luz de la tierra, en un nuevo sistema solar,  existe un planeta que podría reunir las condiciones para ser habitable.

Gracias al satélite TESS de la Nasa, se encontraron tres nuevos planetas en la órbita de GJ 357. Uno de ellos reúne lo necesario para ser habitable, es decir no es muy caliente, pero tampoco muy frío, por lo que puede existir agua líquida en la superficie. Este fue bautizado como GJ 357d y es el más lejano con respecto al astro.

Algunas de las señales que podrían determinar si un planeta es habitable incluyen un terreno rocoso, un tamaño similar a la Tierra y una distancia respecto a su sol ni muy cercana ni muy lejana de modo que pueda haber agua líquida, un factor clave para la vida.

Dada la distancia con su estrella, los investigadores estiman que el planeta tiene temperaturas de -53 ºC.

Según el astrofísico del equipo de investigación Rafael Luque «Parece un poco frío a primera vista” pero añade que, «si este planeta tuviese atmósfera podría retener el calor que recibe de su estrella y el agua podría ser líquida».

Cabe recordar que este no es el primer planeta que se descubre con potencialidad para habitar. El año 2016, el descubrimiento de Proxima b, a tan sólo 4 años luz, causó sensación, pero el método en que se detectó generó interrogantes.

 

Proxima b fue hallado a través del método de la velocidad radial, que consiste en detectar la oscilación de una estrella debido a la fuerza gravitacional de un exoplaneta que orbita en torno a ella.

El planeta GJ 357d, en cambio, lo fue por el sistema de disminución de luminosidad al pasar entre la estrella y la Tierra.

Te puede interesar:Descubren 18 planetas de similar tamaño a la Tierra fuera del sistema solar