El Movimiento de Integración y Liberación Sexual (Movilh) denunció a la Red Salud UC Christus por no querer realizar un examen de sangre a una mujer trans y la Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisible el recurso de protección contra la clínica.

Según denunciaron ante tribunales, el centro de salud no había querido atender a la joven trans por su nuevo nombre, exigiéndole que la mujer entregara los datos de su identidad anterior. Este hecho se apega a la ley Zamudio y a la ley de identidad de género.

«Teniendo ella una identificación e identidad nueva, siempre manteniendo su RUT, no es necesario solicitar documentación que corresponde al ámbito de su vida privada», explicó la abogada del Movilh Paz Becerra.

«La ley de identidad de género es clara: el nombre y sexo legal de nacimiento de las personas trans debe permanecer en estricta reserva luego de que cambien su identidad», sostuvo el representante del Área de Salud del Movilh, Diego Ríos.

Asegurando que «esto deja ver la ineficiencia que hay en los hospitales y a la hora de saber el trato correcto de las personas trans».

Es por esto que la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisible el recurso de protección presentado por el Movilh.

Red Salud UC responde

Por parte de la red de salud perteneciente a la Universidad Católica de Chile, negaron haber atendido a la paciente en sus establecimientos, según expresaron en un comunicado.

“La única información que tenemos sobre este caso es la consulta que recibimos -en forma verbal y vía mail- desde el Hospital Sótero del Río respecto del protocolo de nuestra institución en relación a los cambios de nombre, a lo que se les informó que el procedimiento general en estos casos es solicitar cédula de identidad antigua, cédula nueva y resolución judicial, cuya procedencia se analiza caso a caso en cada oportunidad en que se requiere modificación de los datos personales en la ficha clínica»,

Esta es la declaración completa de la clínica UC:

movilh uc

Te puede interesar: CChC: Comprar una vivienda en Chile es «severamente no alcanzable»