U2 se presentó por tercera vez en Chile la noche del viernes 25 de Marzo de 2011. Ocho años han transcurrido de aquel día, y aún recordamos con efusividad y nostalgia su gran despliegue en el Estadio Nacional. Una vez más, recibíamos al cuarteto irlandés, cuyas ambiciosas giras jamás defraudan. Y eso, está archi demostrado.

U2 llegó a Santiago con un show que hizo vibrar más de 70 mil personas

La emblemática banda se presentaba tocando «en la ronda», un escenario circular que pasó por varios puntos del globo terráqueo. El Tour 360º comenzó en Barcelona y tenía como objetivo entre otras cosas, difundir el álbum No Line on the Horizon. Llegó a concretar un total de 110 conciertos, que se llevaron a cabo entre el 2009 y 2011. Por suerte, Chile no quedó al margen.

Terminado el número de apertura a cargo de MUSE, que deleitaron con temas como ‘Uprising’,  ‘Time is running out’ y ‘Starlight”, entre otras, llegó lo que todos esperaban ansiosamente… Pasadas las 9 y media de la noche, Bono y compañía aparecieron en la imponente estructura diseñada exclusivamente para la gira 360º, cuyas dimensiones eran gigantes, tanto así, que incluso podía verse desde afuera del Estadio.

La idea era que, desde cualquier punto del recinto de Ñuñoa, el público tuviese una perfecta visibilidad y que todos vivieran una experiencia única. Y así fue… La banda abrió con ‘Beautiful Day’ y de ahí en adelanto se desencadenó un show que cumpliría cabalmente con todas las condiciones necesarias para quedar grabado en la historia como un concierto glorioso e inolvidable.

Incluyó un setlist basado en grandes éxitos y ejecutado con impecable pulcritud y un destello de energía suficiente, como para mantener la atención durante las más de dos horas en que se extendió el show. “I will follow”, “Mysterious Ways”, “Sunday Bloody Sunday»…

Momentos que no pasan al olvido, porque simplemente emociona sentirse parte del Estadio Nacional repleto coreando al unísono ‘I still haven’t found what I’m looking for’. Todo esto, envuelto en la espectacularidad audiovisual que aumentó el, ya enorme, prestigio de la banda.

Francisca Valenzuela y Bono rindiendo homenaje a Víctor Jara

Sin lugar a dudas, uno de los momentos sublimes de ese noche de otoño inicpiente, fue cuando la cantante nacional Francisca Valenzuela compartió el escenario junto a U2 y  abrazada a Bono, interpretaron juntos el tema «One tree hill» del disco «The Joshua Tree«.  Se repartieron las estrofas y la canción fue dedicada a Joan Jara, viuda del cantautor, quien estaba esa noche en el estadio.

Un homenaje a Víctor Jara, uno de los más grandes músicos que dejó su huella imborrable en el sonido de la música latinoamericana y que fue asesinado de forma brutal por la dictadura chilena en 1973. “Nunca olvidamos a Víctor Jara”, dijo el frontman de U2, quien minutos más tarde continuó dedicándole “Pride (In The Name Of Love)”, al autor de canciones como «Te Recuerdo Amanda», «Manifiesto» y «Luchín».

El Tour 360º en Santiago finalizó con Bono tomando el micrófono cilíndrico y mientras las luces de colores se apoderaban del espacio, dio paso a la interpretación de “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me”, “With Or Without You” y el broche de oro, lo puso “Moment of Surrender”.

Esa noche, U2 se despidió de Chile dejando la vara alta para artistas venideros e incluso, para ellos mismos. Se conoce como el tour más grande de U2, además de ser la gira que mayor recaudación ha logrado en la historia.

Reseña por Sofía Tupper. 

Te podría interesar: Garbage y LCD Soundsystem estarán en festival musical de David Lynch