Para entender qué pasó con los ojos de David Bowie, tenemos que viajar en el tiempo antes de Bowie hasta 1962 donde un quinceañero David Jones iba al colegio. Ahí, conocido por sus dotes en el arte y los estudios, también era conocido por tener una conducta rebelde. Por eso, cuando se entera que su amigo George Underwood se había enamorado de la misma niña que él, no pudo evitarse una pelea.

bowie joven

Sin embargo, entre los golpes uno dio en el ojo de Jones, justo con el anillo que Underwood llevaba. Luego de estar en el hospital, la pupila izquierda de Jones se encontró dilatada, y sería de manera permanente. No es heterocromía como suele pensarse, ya que sus iris son del mismo color. El problema en concreto se llama anisocoria, que sí se corresponde al síntoma de una pupila más dilatada que la otra. Algo que a la larga, cuando Jones pasó a ser Bowie, se convirtió en una firma del icono pop.

Hay que aclarar, que más allá de la pelea, Bowie y Underwood siguieron siendo amigos. Tanto así que la portada de los discos Hunky Dory  y The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Marsde las primeras publicaciones de Bowie, fueron diseñadas por el propio Underwood. Una forma de agradecer por ayudar a crear ese símbolo que hace inmortal a Starman.

Te podría interesar: El legado de David Bowie en el cine y televisión