Las profundidades acuáticas todavía tienen muchas sorpresas para los humanos. Y no solo por la flora y fauna que se encuentra en ellas, pues también ahí se esconden misteriosos tesoros y construcciones, como un castillo de más de 3.000 años sumergido descubierto en el Lago de Van, en Turquía.

La construcción se extiende alrededor de un kilómetro, con muros de hasta 3 ó 4 metros de alto. Los arqueólogos responsables del hallazgo dicen que se trata de la antigua civilización perdida de Urartu, también llamada el Reino de Van, que existió hace más de 3.000 años.

Los investigadores creen que en ese momento el nivel del agua era mucho menor, y que con el tiempo se cubrieron partes de las construcciones y del poblado que estaría, seguramente, a su alrededor.

Tahsin Ceylan, jefe del equipo del buceo, contó que en verdad estaban buscando al «monstruo del Lago Van», una típica leyenda local, pero al final lo que terminaron descubriendo fue una ciudad perdida, publica Intriper.

«Había un rumor de que podría haber algo bajo el agua, pero la mayoría de los arqueólogos y funcionarios de la zona nos dijeron que no encontraríamos nada», confesó.

El equipo de buceadores todavía no determina a qué profundidad están enterrados los muros en el fondo del lago, y necesitarán más trabajo bajo la superficie para conocer un poco más sobre la estructura.

Te puede interesar: ¿Brujería? Inventan un agua que sabe a vino y no emborracha