Theresa May, Premier de Inglaterra, sorprendió a todo el mundo a llamar a elecciones anticipadas para el próximo 8 de junio.

La pregunta ante esto es una: ¿Por qué? Aprovechando la crisis en la que se encuentra el Partido Laborista, actualmente en la oposición, el oficialismo busca ganar una elección que brindará mayor legitimidad al Gobierno inglés para enfrentar los cambios legislativos que conllevará el Brexit.

Esto último debido a la mínima mayoría con la que cuentan en el Parlamento, lo que podría traer problemas al momento de crear o modificar leyes como consecuencia de su salida de la Unión Europea.

A esta situación se refería la propia May cuando aseguró que Inglaterra necesita “un liderazgo seguro, fuerte y estable para afrontar el Brexit e ir más allá”.

¿Y qué dicen desde el complicado Partido Laborista? Jeremy Corbyn, líder de aquel sector, aseguró que apoyará la decisión de May cuando la propuesta llegue formalmente este miércoles al Parlamento. Según él, se debe dar a “los británicos la oportunidad de votar por un Gobierno que ponga por delante los intereses de la mayoría”.

May, que ha ocupado el puesto de Primer Ministra desde el 2016 después de la dimisión de David Cameron, agregó que “unas elecciones serán la única manera de garantizar certidumbre y estabilidad en los años que tenemos por delante”.

¿Y qué dicen las encuestas? Según ComRes, el oficialista Partido Conservador superaría al Laborista por 46% contra 25%, la mayor diferencia desde que Margaret Thatcher estaba al mando (!). Por su parte, May aventaja a Corbyn, pero por menores números: 40% contra 35%.

Después de las elecciones, se espera que el Partido Consevador aumente considerablemente su número de diputados en el Parlamento, al nivel de tener una mayoría absoluta. Con esta ventaja, May podría negociar con mayor firmeza todas las modificaciones internas que conllevará el Brexit y, además, consolidar al Partido Conservador en el poder en miras a las siguientes elecciones.