Uno de los artistas que hemos visto crecer junto con el festival Lollapalooza es Flume. Con 25 años, Harley Streten ya es un referente de la música electrónica, aunque él hace rápidamente la distinción entre su música y el fenómeno EDM. Para su primera visita, en 2014, el australiano contaba con un disco instrumental melódico y de ritmos lentos que lo llevó a girar en escenarios diseñados para DJs de alta energía y tempo.

Hoy, con un segundo más orientado a la canción pop y lleno de colaboraciones estelares como Beck, Little Dragon, Vic Mensa, Raekwon, Tove Lo o AlunaGeorge, se dedicó a montar una presentación que se asemeja más a un concierto.

Hablamos con él pocos días después de ganar su primer Grammy, como el Mejor Disco Bailable/Electrónico 2017, así que su voz denotaba cansancio de tanta celebración, pero al mismo tiempo la satisfacción de un camino que lo ha llevado a imponerse en sus propios términos.

Rock&Pop: Primero que todo, queremos felicitarte por tu primer Grammy. ¿Es importante para ti este tipo de premios y reconocimientos?
Flume: Es súper emocionante estar en una instancia de ese tipo, y creo que va a servirme mucho para el futuro de mi carrera. No sé muy bien cómo pasó, pero es divertido.

R&P: ¿Te parece que de cierta forma es un reconocimiento no sólo para ti, sino para todo lo bueno que se ha venido haciendo en Australia a nivel de electrónica en los últimos años?
Flume: Sí, creo que sí. De nuevo, creo que es una gran ayuda para llevar todo a un siguiente nivel. Este año voy a pasar más tiempo en Los Angeles, así que voy a tratar de aprovecharlo.

R&P: ¿Y para el resto de los australianos que están en la misma?
Flume: Seguro. La gente en mi país está muy contenta con esto. Estamos todos emocionados.

R&P: Has logrado algo en muy poco tiempo que me parece muy interesante de destacar. Vienes de un mundo musical relativamente pequeño y has logrado romper esas barreras hacia el pop. ¿Cómo crees que pasó?
Flume: Creo que la música evoluciona y cambia todo el tiempo. Yo mismo he ido adoptando una postura más pop también, de escribir canciones pop. Me parece algo muy entretenido de hacer, porque me gusta todo tipo de música. Disfruto estar en medio de esos dos mundos y no sé qué viene para después. Ya lo veremos.

R&P: ¿Qué piensas de esta discusión de que la burbuja del EDM está finalmente explotando y muchos de Flume: los artistas que triunfaron en ella se están alejando ahora? ¿Estás de acuerdo?
Flume: Creo que el término EDM se agotó muy rápido. Para mí EDM se refiere a ese tipo de música bailable diseñada para salas grandes, y ese sonido tan pesado diseñado para la pista de baile definitivamente se está desvaneciendo.

Pero no sé, hay gente que me mete a mí en el mismo saco y no lo veo así. Yo sólo hago música con elementos electrónicos, y creo que ese tipo de música está aquí para quedarse. La música electrónica definitivamente está aquí para quedarse.

R&P: Sobre tu último disco, Skin, hay algo que me parece divertido. En tu primer álbum, y luego en la colaboración con Chet Faker, lograste desarrollar rápidamente un sonido y un estilo que la gente relacionaba a ti, como el «sonido Flume» o el «drop de Flume», pero eso trajo a su vez a varios imitadores. ¿Hizo eso que tu segundo disco fuese más difícil de hacer por lo mismo?
Flume: No lo creo, no realmente. Al principio sí era algo que me frustraba mucho. Sentía que había gente que sólo tomaba cosas que yo ya había hecho y las modificaba un poco, en una manera no muy creativa. Sí, primero pensé que estaba siendo imitado, pero después aprendí a aceptarlo y a tomarlo de una manera positiva, casi como un halago.

Que la gente quiera hacer lo mismo que yo es increíble. Pero, para el disco, no me sentí realmente presionado porque hubiera gente haciendo cosas inspirados en lo que hacía yo. Simplemente me aburro de las cosas rápido, y eso del «drop Flume» que dices… fue una exploración sonora que hice en un minuto, pero creo en la constante evolución y en el cambio. Eso es lo que me mantiene emocionado haciendo música, por eso el segundo disco suena diferente al primero. No sé qué pase después.

R&P: Posiblemente tu tercer disco ya sea otra cosa.
Flume: Totalmente diferente, seguro. Por ejemplo ahora estoy metido en hacer cosas más ambient o glitch. Como te digo, lo que salga va a ser lo que me haga emocionarme cuando lo esté haciendo.

R&P: Otra cosa que impresiona es la cantidad y calidad de invitados en Skin. Hay gente muy respetada de distintos mundos como el hip-hop, como Raekwon, también del pop o incluso más alternativas, como Little Dragon. ¿Cómo se fueron dando?
Flume: Fue distinto según cada caso. Con Little Dragon, siempre he sido muy fanático y tenía ganas de trabajar con Yukimi (Nagano, la vocalista) hace mucho tiempo. Fue increíble poder lograrlo. En el primero me hubiera gustado trabajar con gente, pero simplemente no tenía cómo llegar a ellos. Ya para el segundo, cuando tenía algo más de reputación, me fue mucho más fácil conseguirlo.

Fue una gran experiencia, porque aprendí mucho de trabajar con gente de mundos tan distintos, tratando de obtener lo mejor de cada uno. Antes no tenía mucha experiencia en eso, porque estaba siempre trabajando solo, pero en el futuro quizás me gustaría volver un poco a los orígenes y hacer más cosas instrumentales de nuevo. Lo que sí me motiva de trabajar colaborativamente sería como productor de otra gente, como lo hace Arca.

R&P: Arca tuvo la gran oportunidad de trabajar con gente como Björk y Kanye West. Si tú pudieras elegir, ¿con quién te gustaría hacerlo?
Flume: Uff, ¡es muy difícil esa pregunta! Para mí es muy importante también cómo conectemos en un nivel personal. Lo que me pasa con Arca es que me parece alguien muy misterioso. Y lo bueno que le da a la producción musical es que, cuando escucho su música, no logro entender cómo carajos suena tan loco y tan único. Cómo logra crear esos sonidos y esas texturas. Todavía no existe nadie que haya logrado imitarlo y eso es lo que me emociona cuando lo escucho. No sé con quién me gustaría hacer eso, pero sé que me gustaría hacer algo así.

R&P: Hablemos también de su show. Ya tocaste en este mismo festival hace un par de año, sólo con tu primer disco. Por tener un disco electrónico te tocó en un escenario lleno de DJs, y cuando te fui a ver me impresionó que los tenías a todos bailando a una velocidad mucho más baja y con otro tipo de música de la que sonó mayormente ese día. ¿Es halagador eso, no?
Flume: ¡Sí, por supuesto! Cuando empecé a hacer música en mi pieza jamás me imaginé que la gente estaría bailando con ella. Siempre me imaginé el proyecto Flume como música para que la gente escuchara con audífonos.

De hecho, tenía un proyecto principal en el que hacía música para el club. Pero a Flume le empezó a ir mucho mejor y cuando me empezaron a contratar de festivales estaba en completo shock de que la gente bailara con canciones a 80 ó 90 BPM.

R&P: Ese día fuiste el raro del escenario…
Flume: Jajaja, ¡totalmente!

R&P: ¿Y qué vas a hacer este año? Porque el mayor desafío para gente como tú, que no es DJ sino que presenta su propia música en vivo, es montar un show acorde a un festival. Y mientras más grande eres, mayor el desafío.
Flume: El show ha crecido muchísimo. Es más dinámico, hay un rango mucho mayor. Nos tomó mucho tiempo armarlo en conjunto con unas imágenes en las que estaba trabajando con un amigo. Creamos visuales para la música, pero además lo que pasa en el escenario también aumentó. ¡Es una bestia! Antes viajábamos tres personas y ahora somos 25, para que te hagas una idea.

R&P: ¡25!
Flume: Jajaja, ¡sí! Creo que son 20-25 personas las que vamos a la gira por Sudamérica. Hay un montón de mierda que hay que llevar, jajaja.

R&P: ¿Pero tocan como banda, con más músicos y cantantes?
Flume: No, sólo a veces incluimos un par de vocalistas pero no esta vez. Soy yo y mucha gente disparando cosas, en algunos momentos más arriba y en otros más tranquilos o ambientales. Es como un concierto concierto.