Noticias

La dura decisión que tomó Disney tras el fracaso de Capitana Marvel

Una dura elección fue la que escogió Disney, luego de que la taquilla de Capitana Marvel en cines fuese catastrófica.

Disney
Disney

Pocas son las compañías que instauraron su nombre en el mundo del cine como lo hizo Disney.

Desde su creación en los años 20', la marca logró ser una de las más poderosas de su rubro.

Con animaciones memorables y personajes que marcaron a muchas generaciones, esta sigue ampliándose insaciablemente.

Son muchas las producciones que hasta hoy se crean por parte de esta industria, acrecentando su duro y ejemplar imperio.

Sin embargo, desde que Disney se hizo cargo de la poderosa Marvel, muchas cosas decayeron en la actualidad. Resulta que las películas de la gran M, han tenido un duro fracaso en lo que va del año.

Polémicas con actores y directores, despidos obligatorios y taquillas bajas, son solo algunos de los golpes que ambas se encuentran recibiendo. 

Algo impensado hace algunos años y que obliga hoy a la empresa del ratón más famoso del planeta a tomar cartas en el asunto. Sobre todo luego del estreno de Capitana Marvel.

Una producción que no ayuda ni a Disney ni a Marvel

Lamentablemente, desde el comienzo, la cinta resultó ser un fiasco. De hecho, ya para la segunda semana, varios cines decidieron bajar en un 78% el valor de sus entradas según Bio Bio.

Algo que no suele ocurrir mucho y menos con gigantes de la industria como lo son este par.

Ya pasó un mes desde que el filme llegó a la pantalla grande y Disney no hizo más que aceptar el error, apuntando a que hubo poca supervisión en el set.

No obstante para más agotamiento, también hizo algo que no es muy común para los creadores de este película.

Tomaron la simple decisión y quizás necesaria, de no seguir actualizando la taquilla. Un completo desastre, teniendo en cuenta que solo se recaudaron hasta ahora 197 millones de dólares; habiendo invertido 200 millones de dólares.

Otra medida tomada por este gigante coloso, fue la de mantenerla un tiempo más hasta año nuevo, con el fin de ver si se puede recuperar al menos lo que gastaron para hacerla.